Pistolas Astra A-80/90/100: las malogradas “SIG” españolas

A principios de los años 80, una de las empresas armeras españolas de mayor renombre, y que había suministrado pistolas a las fuerzas y cuerpos de seguridad y unidades militares durante 50 años, se lanzó a la aventura de fabricar una pistola moderna de gran capacidad. El resultado, la serie Astra A-80/90/100, puede calificarse de bueno; no al nivel de las armas que pretendían “clonar” (las SIG P-220), o de otras que por entonces pululaban por el mercado internacional, pero quizás con algunos refinamientos hubieran tenido un gran mercado.

Pienso que la mala suerte se cebó con la Astra A-80, la cual perdió concurso tras concurso y finalmente no fue adoptada por ningún cuerpo policial español significativo (tan solo la Ertzaintza utilizó algunas A-75, un modelo en simple acción anterior a este). Hoy en día es posible encontrar un número considerable de estas armas en el mercado de segunda mano, y no serán mala compra, de no ser por la inexistencia de piezas de recambio.

Historia, usuarios y variantes
Astra Unceta y Cía fue fundada en 1908 bajo el nombre de Esperanza y Unceta, pasando al poco tiempo de su localización original en Éibar, a la definitiva de Guernika. Su primer gran éxito vino de la mano de la Campo Giro 1913, en calibre 9 Largo, y que fue adoptada por el Ejército español en 1912. Esta pistola, muy robusta y potente (su cañón más largo posibilitaba una mayor velocidad inicial que la de su predecesora, la Bergmann-Bayard), inspiró a la archifamosa modelo Astra 400 “puro”, icono de la marca hasta los años 60. Es poco conocido que las Astras 400 pasaron con éxito un “test de tortura” en el que se las hizo disparar unos 1.000 cartuchos en diversas condiciones. Esto, que hoy en día es muy común, no lo era tanto en los años 20 del siglo pasado.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el fabricante español se especializó en desarrollar la “puro” en calibres 9mm Parabellum y 9 Corto, este último extremadamente popular, y que aún hoy en día es arma personal de muchos mandos de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Las Astras 400 y Astras 300 tenían una estética “peculiar” (algunas con acabados “de lujo” incluían materiales preciosos en partes metálicas y cachas), pero sin duda son unas de las armas mejor fabricadas de todos los tiempos, al nivel de otras armas clásicas como las 1911 o la GP 35.

El modelo de la Astra 400 y Astra 300 evolucionó hacia las Astra 3000 y Astra 4000 “Falcon”, que mantenían la apariencia general pero con un mecanismo de percusión tradicional (con martillo externo) y eliminando el seguro de la empuñadura. La 400/600 también se adaptó de esta forma, surgiendo el modelo 800 Cóndor, pero ya era un diseño totalmente superado.

Astra necesitaba “aires nuevos”, por lo que a finales de los años 70 alcanzó un acuerdo comercial con SIG Sauer para fabricar un clon de la SIG P-220. Nacía así la Astra A-80 en 1982. Esta era una pistola moderna, DA/SA, totalmente distinta a las series derivadas de la 400, y que fue presentada al concurso para dotar a las Fuerzas Armadas españolas de una nueva arma corta. Lamentablemente, y aunque la Astra era la preferida por los militares, el Gobierno prefirió otorgar el concurso a Llama con su M82, ya que esta compañía se encontraba en quiebra, y se pensaba que este pedido la ayudaría a salir a flote. No fue así, ya que, de hecho, Llama cerró mucho antes que Astra.

A pesar de ser armas de calidad, las Astras A-80 no obtuvieron éxito ni en el mercado nacional ni en el extranjero, y en 1998 la fábrica cerró sus puertas, para ser liquidada definitivamente en 1999. Los propios trabajadores de la empresa, uniéndose a los de Star, que se encontraba en una situación similar, crearon la denominada “Astar” con dinero de su bolsillo, pero no se mantuvieron en el mercado más de 1 año.

pistolas_astra_inox
Pistolas Astra con el armazón y la corredera en acabado acero inoxidable

Las armas de la serie A-80, A-90 y A-100 fueron introducidas por Astra y Unceta en 1981, 1985 y 1990, respectivamente. Esta línea de pistolas seguía el patrón general de las SIG P-220, aunque utilizando calibres “patrios” como el 9 Largo o el 9 mm Parabellum. La principal diferencia entre los 3 modelos de Astra reside en el seguro de aleta incluido en la A-90, en una posición similar a las rivales de Star de la época, y con el mismo patrón de funcionamiento: hacia abajo “on”, y paralelo al cañón, listo para disparar. Combinar este tipo de seguro de “aguja partida” con el desamartillado resultó mecánicamente complicado, por lo que en la A-100 se volvió al esquema original.

pistola_astra_a-80
Pistola Astra A-80, la versión “made in Spain” de la SIG Sauer P-220

La Astra A-80 era una pistola fabricada en acero, con dimensiones que llamaríamos “compactas”, más cercanas a una P-228/229 que a una P-226 (de hecho, le sirven las fundas para estas pistolas suizas), aunque son fácilmente diferenciables de las originales por la forma en espolón del arco guardamontes, diseñada así para facilitar el agarre con el dedo índice de la mano de apoyo, como era la moda en aquellos años. Llama la atención, sin embargo, que el frontal de esta pieza no esté rayado. La palanca de desarmado también tiene un diseño diferente, y está situada en el lado derecho, al revés que en la SIG.

El éxito no llegaba, aunque Astra se esforzó en mejorar el diseño, por ejemplo introduciendo en 1985 un kit de conversión para zurdos (detalle que no existe en el modelo en el que está inspirada), y en 1987 una versión “inox” con la corredera en este material.

La siguiente variante, la Astra A-90, se presentó en la feria IWA de 1985, en principio haciendo hincapié en el calibre 9 mm Parabellum, y como respuesta a un requerimiento del Ejército español, para un arma que complementase a la Llama M82 (que acababa de derrotar a la A-80), equipando a algunas unidades especiales de las FAS. A pesar de su nuevo seguro de aleta, las dimensiones y el peso de la A-90 eran las mismas que en su predecesora.

El seguro de aleta, signo distintivo de este modelo, y bajo el principio de “aguja partida”, dividía esta pieza en 2 secciones. Si se encontraban alineadas, al golpear el martillo percutor la parte trasera, ésta transmitía el movimiento a la delantera, produciéndose así el disparo. Si el seguro estaba activado, la sección trasera de la aguja permanecía apuntando hacia abajo, por lo que era imposible que la delantera recibiese impulso alguno. De la A-90 también se fabricó un modelo inoxidable.

El último modelo, la Astra A-100, se presentó en la Feria Internacional de Armas de Nuremberg en 1993, cuando ya el modelo había fracasado comercialmente. Heredó características de los 2 modelos anteriores, pero eliminó el seguro de aleta de la A-90 que muchos usuarios consideraban innecesario. Recibió el nombre comercial “Panther”, y algunas unidades lo tienen grabado en la corredera.

pistola_astra_A-100
Pistola Astra A-100, un modelo que ya nació herido de muerte

La A-90 llegó a ser evaluada por el U.S. Coast Guard (servicio de guardacostas estadounidense), algunos de cuyos representantes se desplazaron a España para visitar las instalaciones de Astra. Su impresión acerca de la calidad fue buena, pero lamentablemente la empresa no tenía capacidad para atender el pedido.

¿En qué calibres se fabrica y qué piezas son intercambiables entre ellas?
La A-80 se fabricó en varios calibres: 9mm Parabellum, 7.65 mm Parabellum, 9 Largo, .38 Super y .45 ACP. La A-90 por su parte, en 9mm Parabellum y .45 ACP; mientras que la A-100 se fabricó en estos 2 calibres y en el más moderno .40 S&W, con la intención de lanzarla en el mercado norteamericano. Lamentablemente, para esa fecha las ventas de Astra habían caído tanto, que sus expectativas de seguir comercializando pistolas eran muy escasas.

Seguros y sistema de desamartillado
Las pistolas Astra eran en principio clones de las SIG, y eran muy similares externamente, pero en su interior los mecanismos eran algo diferentes. La A-80 poseía un seguro automático, en forma de “rulo”, que encajaba en una muesca de la aguja percutora, y que se mantenía activado durante el desamartillado, aspecto extraño ya que el martillo no caía directamente sobre la aguja. Además, contaba como seguro adicional con la uña extractora, que actuaba como indicador de cartucho en recámara.

pistola_astra_a-80_corredera
Corredera desplazada de un modelo de Astra A-80

La A-90 introdujo un seguro manual, que al accionarse, apartaba la aguja percutora del martillo. Además, seguía manteniendo el seguro de desamartillado, la aguja partida y el seguro automático de aguja. No obstante, su complejidad mecánica y un rendimiento no muy satisfactorio hicieron que la A-100 lo volviese a eliminar. La palanca de desamartillado, al contrario que en la SIG original, es reversible, al igual que la retenida de la corredera.

¿Qué tipo de municiones puedo utilizar en las Astra?
No podía utilizar munición +P/ recargada, ya que anulaba la garantía. Esto es sorprendente, ya que estaba destinada a su uso en campaña, y todos sabemos que las cargas militares son bastante fuertes.

¿Puedo disparar la pistola en seco?
Gracias al sistema de aguja partida, era posible disparar con las A-90 con el seguro activado sin dañar la pistola. Con los otros 2 modelos, necesitaremos un aliviapercutor.

¿Qué tipo de miras puedo instalar?
El mecanismo de disparo de estos modelos se componía de punto y alza fijas, muy similares a las de SIG: el alza solo tenía un punto, que había que alinear con el del punto de mira. El alza de la A-90 era prácticamente idéntica, pero en lugar de fija, se podía regular lateralmente con un tornillo.

pistola_astra_A-100_maletin
Pistola Astra A-100, el último coletazo de la empresa vasca

¿Dónde se encuentra el retén del cargador?
La A-80 tenía el retén del cargador en el talón de la empuñadura, al estilo de las Astra 400, con la lógica (o ilógica), de que por su pretendido uso militar, esta disposición prevendría una pérdida accidental del cargador. La A-90 cambió la situación de esta pieza al lugar tradicional, que se mantuvo en la A-100.

¿Qué tipo de cargadores hay?
Los cargadores eran de 15 cartuchos en 9 mm, 13 en .40 S&W, y 9 en .45 ACP. Se comenta que eran delicados, por ejemplo, un golpe al recargar podía dañarlos, lo que parece inaceptable en un arma militar.

Retenida de la corredera
Se encuentra en la misma posición que en una SIG clásica.

Disparador
Es una de las dobles acciones más largas del mercado, pero una vez el tirador se hace con ella, no es peor que otras armas de su clase.

Mantenimiento
Hay que tener cuidado al desmontar completamente la pistola, pues si no montamos correctamente el seguro automático, puede que aparentemente funcione, pero en la práctica no, disparando la pistola cuando accionemos el desamartillado. Esta pieza debe desmontarla un armero o aprendernos muy bien cómo hacerlo.

Accesorios
Lamentablemente, hoy en día no existe servicio “after market” para las pistolas Astra, de modo que prácticamente están relegadas a piezas de colección.

Conclusiones personales
No he sido usuario personal de este modelo, no obstante algunos amigos sí, por lo que he recabado sus opiniones. En general, hablan de un arma bien construida, pero en la que era notoria la inferior calidad respecto a SIG. Algo mejores que copias orientales, como la Norinco NP-22, pero sin muchas pretensiones. El principal inconveniente que tienen estas pistolas, es que es muy difícil encontrar piezas de recambio, y las pocas que encontremos, serán muy caras.

Usuarios actuales
Policía Local de Torrehermosa (Zaragoza): Astra A-90.

Categorias: Tiro

Etiquetas: ,,,,,,,,,,,,,,,,,,

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.