Ernesto Pérez Vera: “Ningún policía va a la cárcel o pierde su trabajo por disparar su arma de fuego”

El ex agente de policía Ernesto Pérez Vera presenta esta semana su nuevo libro, “Policías: Muerte en la calle. Anatomía del tiroteo”, una obra dedicada a todos aquellos funcionarios uniformados que han herido, matado o sobrevivido a fuego limpio en el asfalto nacional. Tras el gran éxito de público y crítica de su anterior trabajo, “En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados”, Pérez Vera se atreve con esta nueva obra que el propio autor considera más interesante y amena que la anterior. Una vez más, su objetivo será desterrar con datos y casos concretos de tiroteos sucedidos en la piel de toro, toda esa serie de mitos y falsas leyendas inoculadas entre el colectivo policial. Él mismo nos lo cuenta.

¿Cuándo y cómo surge la idea de escribir este nuevo libro “Policías: Muerte en la calle. Anatomía del tiroteo”?
La idea surgió durante el verano de 2018. Fue una propuesta de la editorial Tecnos, la cual publicó en 2014 una obra de corte similar, “En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados”, de la que soy coautor.

¿En qué se diferencia esta nueva obra de su anterior y popular título “En la línea de fuego”?, ¿qué van a encontrar de novedoso los lectores que se acerquen a ella?
Este nuevo libro trata sobre la misma materia, los enfrentamientos armados policiales producidos en España. Sin embargo, “Anatomía del tiroteo” aborda el asunto de una forma más directa y creo que también más amena. Asimismo, la nueva obra presenta una estructura literaria menos rígida que la anterior. No tengo duda alguna de que este volumen está destinado a un público más diverso.

Las 2 obras de Ernesto Pérez Vera publicadas por la editorial Tecnos (Anaya)

¿Quiénes son los principales protagonistas de “Policías: Muerte en la calle”? ¿Cómo ha logrado contactar con ellos para que le cuenten de primera mano su caso?
La pregunta es buena, pues no hay protagonistas y punto. En “Policías: Muerte en la calle” existen protagonistas principales y protagonistas secundarios, todos ellos integrantes de las fuerzas de seguridad, muchos de los cuales terminaron hiriendo o matando a sus atacantes. Las manifestaciones expuestas en la obra están cargadas de pena, de dolor, de desconocimiento judicial, de miedo a morir, de sentido común, de sudor, de irracionalidad, de sangre, de leyendas urbanas y a veces hasta de incomprensión, si bien todos los que apretaron el gatillo y produjeron sangre ajena fueron claramente exonerados por las autoridades judiciales, lo que no deja de cargar de alegría los mismos párrafos. En estos a vida o muerte, casi siempre ganó la primera. Digo casi siempre porque el libro está dedicado a los 2 guardias civiles asesinados en 2018.

Según se desprende del título de su nuevo libro, agentes de las fuerza del orden pierden en su vida en tiroteos acaecidos en España. ¿Se agrede más a los policías españoles de lo que la gente piensa? ¿Es realmente peligroso ser policía en nuestro país?
Sin duda, sí: a los policías españoles se les agrede más de lo que en la propia comunidad policial se contea. Pero los grados o niveles de agresión son muy amplios, yendo desde la ofensa verbal hasta la acción ofensiva física letal o potencialmente letal. Y es esto último lo que abordo en este título (también en el anterior).

Podría darte datos de 2019, pero prefiero hacerlo del año anterior. Solo en el segundo semestre de 2018 se produjeron en nuestro país más de 25 incidentes en los que funcionarios armados abrieron fuego lesivo (y mortal) o disuasorio. Únicamente en septiembre conté 4 casos, siendo estas las provincias protagonistas: Málaga, Cádiz, Toledo y Madrid. En el caso malagueño falleció un ciudadano británico abatido por 15 disparos efectuados por 3 policías nacionales, cuando el extranjero les disparó con 2 pistolas. En el suceso gaditano, el cuchillero agresor de 3 policías recibió 4 tiros del total de 14 efectuados. No murió. Y del resto de sucesos ya no digo más, porque de ellos —y de muchísimos otros— doy debida cuenta a lo largo de los 10 capítulos del libro. Como la vez anterior, me entrevisté con los supervivientes y, naturalmente, leí, ‘digerí’, asimilé y analicé todo lo judicial y policialmente diligenciado en los correspondientes atestados y procedimientos judiciales.

El locutor Javier Cárdenas será uno de los encargados de presentar este nuevo libro

A tu pregunta de si es peligroso ser policía en España, debo decirte que sí, a poco que se preste servicio en la calle con un mínimo de implicación. Y te digo esto porque hay quienes estando o no estando destinados a labores callejeras, o de otro tipo, no se mojan nada en absoluto para con el trabajo y la sociedad, siendo para estos su único riesgo mancharse la camisa mientras se escaquean café o copa tras café o copa.

En toda su trayectoria como instructor de tiro policial, autor y conferenciante, se ha preocupado por desmitificar conductas y leyendas policiales que impiden avanzar en la dirección correcta. ¿Qué vendas pueden, o deben, caerse tras la lectura de este libro?
Muchas, son muchas las vendas de los ojos que hay que quitarle al personal. Pero para mí la primera de ellas, la fundamental, la que de seguir ahí de nada servirá cualquier esfuerzo formativo, es que los policías sepan que es del todo falso que herir o matar a tiros siendo policía los llevará irremediablemente a prisión y a perder el trabajo. La infinita mayoría de las veces que en España un policía dispara contra alguien, lo hace bajo la aplicación de las eximentes del cumplimiento del deber y/o de la legítima defensa. No siempre se llega a juicio, dado que las lesiones por ellos provocadas suelen verse archivadas a los pocos meses. Son muy pocos los casos en los que los policías terminan siendo condenados. Y cuando así sucede…, leamos las resoluciones desde el primer párrafo hasta el último, y no los artículos sensacionalistas de la prensa general, nada especializada. Sí, a veces, las menos veces (muy pocas veces), nos precipitamos en la toma de decisiones u obramos de manera temeraria o negligente, casi todas las veces por una clara falta de conocimiento y formación. No nos gusta reconocerlo y por ello buscamos chivos expiatorios, estamentos o personas a quienes culpar de una mala praxis, que en ocasiones se presenta incluso por inacción.

Después de estos dos trabajos dedicados a analizar profundamente los enfrentamientos armados entre fuerzas del orden y delincuentes, ¿cuál es la principal recomendación que le daría usted como ex agente de policía a un compañero que inicia su carrera profesional?
Recomiendo una formación seria y realista basada en la realidad, tanto a nivel práctico con las armas como a nivel de conocimientos jurídicos, también basados en la verdad de las resoluciones judiciales. La realidad práctica hay que basarla en lo que dice la ciencia sobre cómo reaccionamos y nos comportamos los seres humanos, seamos o no policías, cuando ante nosotros se coloca otro “Homo sapiens” dando pistas de que quiere eliminarnos.

Muchos monitores, instructores y profesores de tiro policial e intervención policial con armas siguen amorrados a anticuados manuales del todo ilusos y cómodos, que recomiendan hacer cosas que la ciencia ha demostrado que son imposibles de llevarse a cabo en momentos de alta tensión emocional, como son, por pura lógica y casi por definición, los encuentros a primera sangre.

Por último, el libro se ha puesto a la venta inicialmente en Amazon y ha obtenido una gran respuesta por parte del público, situándose como una de las obras más vendidas en la plataforma online. ¿Qué expectativas tiene ahora que a partir del día 28 de marzo arranca la venta en librerías y tiendas especializadas?
Efectivamente, el número de pedidos en “preventa” en la plataforma Amazon ha sido brutal. Pero la venta efectiva se llevará a cabo el 28 de marzo, pudiendo adquirirse la obra, a partir de ese día, en cualquier librería e incluso en tiendas especializadas en la venta de material militar y policial, cual es el caso de Mildot.es

Yo creo, con total sinceridad, que este libro es mejor que el anterior, por lo que espero que se superen las ventas de “En la línea de fuego”, que fueron y siguen siendo altísimas.

Categorias: Noticias

Etiquetas: ,,,,,

5s Comentarios

  1. Avatar

    Apreciado Ernesto,
    En España, disparar a alguien es buscarte la ruina……pero no es que lo diga yo, que también, es que ya lo dijo en Gran Pérez Reverte.
    Y como las de Don Arturo, se pueden leer en su articulo, yo dejaré aquí las mías, por si alguien se digna a tenerlas en consideración.
    -Es una ruina, porque el sistema judicial y el policial, no tienen nada en común y a ambos se la trae al pairo lo que les pase a los demás.
    -Es un ruina, porque en España, el código penal, entiende los delitos de lesiones y de homicidio como delitos de resultado, es decir que autor apechuga con el resultado, y si rompe un plato paga un plato y si rompe tres paga tres platos. Es la Teoria Policial de los Platos Rotos. @ Rafael. Y para que estés ” libre de pagar la factura “, tienen que concederte eso de las eximentes , que se aplican de una forma mezquina y con un lentitud, cuando se aplican, de forma enfermizamente tarde.
    -Es una ruina, porque la norma legal que da cobertura a ese tipo de intervenciones policiales , eso de la congruencia, oportunidad y proporcionalidad, es de año 1986, -cuando los balcones eran de madera- Y a hora de la verdad, no se aplica.
    En fin, que acabo, porque esto daría para un rato más.
    Enhorabuena por este nuevo libro y por tu trabajo en la formación policial.
    Saludos Rafael. malaga.prevenciónrl@augc.org
    P.d, También me someto a la critica de mi articulo publicado en esta web.

    Responder
  2. Avatar

    Ernesto Pérez

    Estimado Rafael.

    Las cosas no son como yo diga ni como diga Arturo Pérez-Reverte, persona con la que me carteé en su momento cuando publicó un artículo en el que decía lo que tú defiendes… porque lee los titulares de prensa pero no las resoluciones judiciales. Sí, Arturo recibió mi carta, mis argumentaciones, mi anterior libro y me respondió amablemente y luego, ¡toma ya!, recomendó públicamente la lectura de ese libro mío llamado “En la línea de fuego”.

    Mira, ni yo ni Arturo tenemos razón si escribimos en base a titulares de prensa. La razón en este campo la tiene la ley y las resoluciones judiciales. Nuestro mayor problema como españoles es que sin saber de ciertos temas y sin documentarnos (y que se salve el que pueda), queremos sentar cátedra. Yo, que tengo casi 49 años y manejo armas desde 1984 y que leo y analizo resoluciones judiciales sobre el empleo de las armas de fuego (y no de fuego) desde hace 20 años, veo y demuestro que el 90% (o más) de los policías que matan o hieren a personas no son condenados. Algunos, muchos en realidad, no llegan a juicio porque las causas se archivan previo sobreseimiento. Pero admito que leer la prensa y dejarse llevar por lo que la gente dice es más cómodo que aprender leyendo, estudiando, analizando y concluyendo. Te recomiendo que leas con ganas las resoluciones condenatorias, que son pocas y hasta yo, que me gustaría verlo de otro modo, hubiese condenado.

    No sé qué Rafael eres, tal vez seas el que con ese nombre y diciendo que escribe aquí estaba insultándome no hace mucho tiempo ante otros miembros de las fuerzas de seguridad. Ese Rafael, que dijo ser exagente de un cuerpo estatal, sostuvo que me odiaba. Lo comprendo: yo a veces también me odio. Seas o no seas ese Rafael, no me bajo del burro de la ciencia empírica. Y las mentiras, por mucho que se repitan, seguirán siendo mentiras. Solo se convertirán en verdad para quienes así quieran verlas.

    Responder
    • Avatar

      Ernesto Pérez

      Sí, si ya sé quién eres, Rafael, el que según le pique una u otra oreja dice que me sigue y me admira o dice que me odia, siempre, también, según quien sea el interlocutor.

      Si te publican o no el artículo, nada en absoluto tendrá que ver conmigo.

      Responder
  3. Avatar

    Buenas tardes..
    Bien, ignoraba mi fama, tampoco me importa mucho .
    Yo hablo por y con mis artículos,
    Sin acritud , ruego una lectura sosegada de mis artículos.
    Saludos.

    Responder

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.