1/15: LA FANTASÍA DE UN COMPLOT

Que la gente ve muchas películas es una frase archimanida que todos usamos de vez en cuando. Como se dice ahora en la jerga juvenil de la calle, la peña flipa mazo. Es habitual que personas legas en temas policiales y de armas acudan a otras con conocimientos bien cimentados, para tratar de comprender algo que vieron en un documental, noticia de televisión o incluso en una película o teleserie. La tele o caja tonta, como también la llaman en ciertos círculos, hace mucho daño al conocimiento de según qué cabecitas. O sea, que hay sectores de la población inoculados de tal modo que están desinformados en vez de informados.

Es muy típico que a quienes sabemos algo de armas nos digan eso de que nuestra pistola Glock es de cerámica, como creo que dijo el actor Bruce Willis en La jungla de cristal. O que la recámara de una pistola Beretta 92 puede albergar quince cartuchos, que decía Mel Gibson en la primera parte de Arma letal. Pero la joya de la corona es aquella que mi admiradísimo Clint Eastwood nos regaló, desde el papel del sargento Highway, en El sargento de hierro: “el Ak-47 hace un sonido característico e inconfundible”. Creo que todas estas erradas manifestaciones obedecen a patinazos en el doblaje de los films para convertirlos al español. Ni las austriacas Glock son de cerámica, ni la recámara de ninguna pistola puede dar cobijo a más de un solo cartucho. Tampoco me ha parecido jamás que un Kalashnikov del calibre 7.62x39mm suene de tal modo que lo haga fácilmente distinguible de calibres similares. En relación a este último apunte, confieso no haber disparado más de ciento veinte cartuchos con un fusil de asalto de esta familia, por lo que mí oído, nada fino por cierto, no supo diferenciarlo de otros siete sesentaidós.

Tras los luctuosos sucesos terroristas acaecidos en París en las primeras semanas de enero de 2015, las redes sociales se están inflamando con comentarios referidos al presunto montaje de los atentados, por parte de los servicios secretos galos. Algunas mentes defienden la teoría de un atentado de bandera falsa. Señalan, además, que pasó lo mismo con el 11-S y con otros tantos incidentes de perfil oficialmente yihadista. Las ideas conspiranoicas han resurgido. Películas y más películas (pajas mentales) que la gente se monta después de tragarse horas y horas de caja tonta, donde por cierto estas historias son francamente bien llevadas a la pantalla y donde a veces hemos visto situaciones que parecían inverosímiles que lamentablemente, luego, se han producido en la vida real, todo hay que decirlo.

Still image taken from amateur video shows gunmen fleeing the offices of French satirical newspaper Charlie Hebdo, after killing at least 12, in Paris
Los 2 terroristas yihadistas armados con sendos fusiles de asalto Kalashnikov en plena calle de París, tras haber asesinado a 12 personas en la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo

Pero hoy toca hablar de las imágenes filmadas por un casual camarógrafo que, teléfono de última generación en mano, captó. Hablamos de la escena en la que los hermanos musulmanes Said Kouachi y Cherif Kouachi disparan en la cabeza a un policía francés que yacía herido en el suelo. El disparo de gracia que muestra la toma fue catalogado por las autoridades francesas como el que definitivamente acabó con la vida del agente Ahmed Merabet, musulmán a todo esto. Aquí es donde los conspiranoicos dan rienda suelta y vuelo a la imaginación. El sustento de tan fantasiosas teorías recae en numerosos aspectos detectados e indetectados en este vídeo dado a conocer al mundo entero. La tesis más fuertemente defendida por los autores de los díscolos comentarios es que un tiro de ‘calaca’ (Kalashnikov) que afecta a una cabeza humana debe hacer saltar trozos de bóveda craneal y salpicar sangre y sesos por todas partes. ¡Cuánto daño hace la cinematográfica frase “te voy a volar la cabeza”! Estos dicen, también, que en el vídeo no se aprecia retroceso en el fusil del que sale el que ellos llaman presunto proyectil definitivo. Para colmo, lo que sí se observa es una pequeña nube de humo justo delante de la boca de fuego, achacando los maquinadores el humillo al empleo de un cartucho de salvas (fogueo).

No se detiene ahí la imaginación de quienes ven demasiado cine de acción, sin haber protagonizado jamás intervenciones del calado de las que arriesgadamente someten a su particular fiscalización. Me consta que algunos a lo más que han llegado es a hacer el servicio militar o a participar en divertidas y juguetonas partidas de guerrillas con armas de aire suave. Que el cuerpo del uniformado no sufriera movimiento alguno (brinco o bote) al ser rematado, es otro punto que con fiereza esgrime uno de los indignados defensores de la teoría del complot. Otra persona comenta que la bala de un AK-47 tiene un tamaño enorme, otorgándole el referido sujeto una potencia descomunal que realmente no posee. ¡Qué pastizo tienen algunos en el coco, Señor!

asesinato_policia_charlie_hebdo
Momento en el que los hermanos musulmanes Kouachi rematan a sangre fría al agente herido Ahmed Merabet

Incluso he llegado a visionar imágenes reales del suceso que iban acompañadas por comentarios, in voce, de un escéptico analista. En una azotea se aprecia la presencia de varias personas asustadas que van huyendo de la masacre producida en la redacción de la revista Charlie Hebdo, lugar donde comenzó la tragedia que estamos comentando. Bien, pues resulta que un varón luce un chaleco de protección balística de color azul. Esta circunstancia también ha liberado retorcidas ideas, dejando entrever que pudiera tratarse de un agente secreto conocedor de lo que iba a ocurrir. Hasta aseveran que son actores los médicos grabados reanimando a una mujer policía, porque uno de ellos mira hacia una cámara de televisión (o teléfono grabador de vídeos), mientras otro facultativo se afana en salvar a la funcionaria. Una conjetura de risa.

En fin, desde mi punto de vista todas estas manifestaciones que aúpan las versiones del montaje gubernamental son verdaderas locuras emanadas del más profundo desconocimiento de cómo se produce un enfrentamiento armado. Hay una respuesta lógica, científica o técnica para cada barbaridad auspiciada por estas seseras entusiasmadamente soñadoras. Sin extenderme en demasía, trataré de dar alguna explicación a tamañas ensoñaciones. Como la ausencia de sangre ante la cámara es lo que más llama la atención a quienes fomentan la duda, puedo decir que he visto más de una puñalada e impacto de bala que ha producido escasísimo sangrado, como de igual modo me he encontrado con hechos de idéntica naturaleza que lo han puesto todo perdido desde el primer instante. En ocasiones únicamente he detectado la presencia del vital fluido al mover a la víctima.

Un disparo en la cabeza no necesariamente tiene que originar los efectos tan exagerados que normalmente vemos en el cine. Estoy convencido de que si se tratara de un contubernio todo hubiese aparecido manchado de rojo, tripas y colgajos, cual película de Quentin Tarantino. Se sabe (o se supone) que el agente estaba tumbado en el piso como consecuencia de las heridas de bala previamente producidas en otras áreas de su cuerpo. Esto también ha levantado mucho polvo: el público incrédulo esperaba ver, antes del tiro en la cabeza, grandes manchas sanguinolentas alrededor del policía. Efectivamente, en la filmación tomada con un teléfono desde un único ángulo de grabación, parece no existir restos sanguíneos. Pero esto no significa que Ahmed no estuviera desangrándose: las prendas de vestir, sobre todo si son impermeables o gruesas, retienen temporalmente la salida de la sangre más allá de la vestimenta (lo he visto muchas veces).

Una explicación fisiológica puede estar detrás del poco sangrado que a veces producen las heridas localizadas en determinadas áreas del mapa corporal, en personas inmersas en un conflicto grave como puede ser un encuentro armado. De todos es sabido que ante la detección de un estímulo percibido por el cerebro como potencialmente letal, el flujo sanguíneo se redistribuye inteligentemente hacia los órganos musculares con protagonismo en las respuestas reactivas, provocando esta mayor irrigación la vasodilatación de los músculos implicados. Por el contrario, aquellas zonas del cuerpo privadas de cierta cantidad de sangre se ven sometidas al efecto contrario: la vasoconstricción. Así las cosas, un individuo que presenta lesiones penetrantes en órganos perjudicados por la disminución de tan vital caudal, sangrará poco mientras su estado de tensión siga siendo alto, emanando mayor cantidad de sangre a medida que su sistema nervioso parasimpático vaya devolviéndolo a la calma.

FRANCE-ATTACKS-MEDIA
Rostro de los hermanos yihadistas Said y Chérif Kouachi, responsables de la matanza en la redacción de la revista Charlie Hebdo

Que un cuerpo brinca al recibir un balazo también es un fantástico recurso televisivo. En algunos telefilmes estos desmesurados efectos especiales llegan a faltar el respeto al sentido común de la mayoría. Sobre el retroceso supuestamente inexistente, lo mismo: ¡cuánto mal hace Hollywood! Un disparo del 7.62x39mm es tan sumamente controlable que no merece más por mi parte. Y sobre las excesivas cotas físicas de este cartucho no sé qué comentar porque realmente es pequeñito, comparado con su homónimo occidental, tan ampliamente usado en España. Qué decir de la nubecilla de humo que los defensores del complot atribuyen a un cartucho de fogueo. Yo, que he tirado muchos cartuchos de fogueo con armas similares, nunca me he percatado de nubecilla alguna. En una nube es donde viven estos. Los planificadores del cuento chino también ignoran que las balas pueden entrar y salir del cuerpo y luego rebotar, más aún si son de fusilería. Posiblemente ahí podría encontrarse la razón de la susodicha nubecilla.

Para ir acabando, ¿no es relativamente probable que en la redacción de un medio de comunicación francés trabaje algún periodista que cubre o ha cubierto noticias en zonas en conflicto? Yo creo que sí. Y partiendo ya de la base de este hecho probable, ¿no usan chalecos y cascos de protección balística estos informadores? ¿Podría un fotógrafo o redactor de Charlie Hebdo contar con tales medios? Y para colmo, no hay que olvidar que la revista se encontraba amenazada y alertada sobre una posible acción violenta yihadista. Tanto es así que algunos trabajadores contaban con escolta, llegando a fallecer uno de ellos durante la perpetración del atentado. Pero voy a más. De tratarse de un agente secreto infiltrado en la zona, ¿no habría llevado el chaleco por dentro de la ropa para no delatarse? Por Dios, se aprecia perfectamente que la prenda antibalas va colocada sobre una simple camisa, algo propio de quien ha sido sorprendido por los acontecimientos sentado ante su mesa de trabajo.

Yo también vi muchos capítulos de “24”, la serie de la cadena Fox en la que el agente especial, secreto e invencible Jack Bauer era capaz de llevar a cabo todos los sueños y complots de los más imaginativos guionistas. La tele no es una caja tonta, tontos somos los que nos creemos aquello que entretiene nuestras neuronas pasadas de palomitas y gases bicarbonatados. Que le pregunten a la viuda del policía nacional Merabet y a la madre de la policía municipal Clarissa Jean-Philippe, si había muchos actores y poca sangre el día de sendos funerales.

Categorias: Policial

Etiquetas: ,,,,,,,,,,,

7s Comentarios

  1. Avatar

    Si… algunas de las teorias conspiratorias hasta las dan “expertos” en balistica de AK47 … con una sandia….. en fin… el mundo cada día tiene mas “expertos”…. que bien.

    Cuando vi alguno de los clips conspiratorios (para mi serian humoristicos del tipo de la serie Mr Been… si no fuera por los fallecidos), cuando los vi, decía, tambien quise contestar pero … la verdad… me cansa contestar estupideces de estúpidos congénitos… discutir con estúpidos, amen de ser una perdida de tiempo, te acaba rebajando a su altura. .. tienen más experiencia en su terreno.

    Quien quiere saber pregunta, investiga, contrasta opiniones y datos. .. quien no quiere da igual la tonelada de explicaciones que le descarguemos. Además las explicaciones les pareceran excusas, pantallas, mentiras. .. ya saben “no hay mayor ciego que el que no quiere ver”.

    Por otro lado me consta que muchos de estas teorías son campañas creadas concretamente para generar dudas entre los “políticamente correctos” y “bienpensantes” y dormidos ciudadanos occidentales. Algo que en nuestra tierra abunda en extremo.

    Tampoco es una táctica nueva, Jerjes, Julio Cesar, Napoleon y muchos otros la usaron.

    Cincretamente y a modo de anécdota, deprimente si quieren, para mi lo es, hay una estadistica por ahi…. la buscaré. … donde dice que esta teoria tiene mas aceptación en España y Grecia que en el resto de Europa…. en fin…. algo significa de la mentalidad ciudadana por naciones…. ¿no creen?

    Responder
  2. Avatar

    Solo ver los videos de esa panda de …… del ISIS , o como se llame , para ver loes efectos balísitcos de la munición del AK 47

    Responder
  3. Avatar

    Pues estoy en vuestra linea, no hay mas que ver a ciertos “criminologos” de television erigirse en especialistas de ak47 como mas tarde se vuelven expertos en aviacion con el tema del piloto suicida de los alpes. El policia frances es rematado en el suelo sin mas y si no hay masa encefalica es porque las peliculas americanas han hecho mucho daño como bien habeis dicho. Tengo un amigo israeli que dice cuando en Europa ocurre algo asi saltan los expertos de todo tipo a hablar de cosas que no han cogido en con las manos en su vida como un ak, es gente muy tonta como dice el. Saludos

    Responder
  4. Pingback: A LA CABEZA TAMBIÉN SE PUEDE TIRAR, ¿PERO PODEMOS TODOS? - UltimoCartucho.es

  5. Pingback: El GEO apuesta por el fusil HK417 como nuevo rifle de dotación - UltimoCartucho.es

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.