Reacción natural e instintiva ante un disparo por sorpresa

De este vídeo me gusta el gesto del involuntario tirador: se lleva ambas manos hacia la cara, con los brazos recogidos, al tiempo que retrocede. Un gesto del todo instintivo, y por ende natural, que revela pavor sobrevenido de modo inopinado. Gestualidad de miedo, pero gestualidad llevada a cabo inconscientemente. O sea, una vez más verificamos que ante el estímulo generador del miedo inesperado, obramos como cualquier primate. Que los “Homo sapiens” somos monos sin pelo, vamos.

Y el segundo agente de seguridad, retrocede. Normal, otra reacción natural y no ensayada, que surge ante el miedo sorpresivo.

Categorias: Noticias

Etiquetas: ,,,

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.