Sobre policías, escopetas, municiones y otras lides: bienvenidos al mundo al revés

Érase una vez un país llamado España, en el que todo funcionaba al revés. Un lugar donde cualquier buen hijo de vecino, con solo superar unas escasas pruebas reguladas por la administración para comprobar su capacidad o conocimiento sobre las armas de fuego, puede adquirir, tener y usar varias armas de fuego de forma legal.

En lo que a armas largas se refiere, según el actual Reglamento de Armas, un ciudadano puede optar a poseer la licencia tipo D, que autoriza a su titular a llevar y usar hasta cinco armas de la categoría 2 ª. 2 (fusiles o armas largas par caza mayor); y a la licencia tipo E, que autoriza a su titular a usar y tener escopetas de caza o carabinas de fuego anular (.22lr) para tiro deportivo. Pero aún hay más, pues si un ciudadano se dedica al tiro olímpico (deportivo) y obtiene una buena calificación como tirador, puede optar hasta otro elevado número de armas cortas o largas; pero incluso si el titular no es un gran tirador, puede tener un arma corta o larga para practicar el tiro deportivo.

Hasta el momento bien, sobre todo para aquellos que se dedican por hobby al noble arte del tiro olímpico, o al arte de la caza. Pero, ¿qué sucede con la cantidad de munición que pueden adquirir durante el año? Pues que esto sí que pica. Veamos: los titulares de licencias para armas largas rayadas (licencia D) podrán adquirir “únicamente” la friolera cantidad de hasta 1.000 cartuchos anuales por arma, con sólo presentar la guía de pertenencia de su fusil; mientras que los titulares de licencias de armas para caza menor (licencia E) podrán adquirir un número ilimitado de cartuchos de caza no metálicos, si bien en ningún caso podrá tenerse en depósito un número superior a 5.000 unidades de esta clase de cartuchos.

¿Por qué hago hincapié en estas cifras? Porque luego nos quejamos de que a las Policías Locales les vetan la tenencia de armas largas de dotación. Qué ironía, qué sorna, que…

La comparativa también es sonrojante si nos fiamos en los titulares de la licencia F. En este caso, los tiradores deportivos pueden adquirir para su consumo un número ilimitado de cartuchos, siempre que lo hagan en las propias instalaciones de las federaciones. O también tienen la posibilidad de poder recargarse ellos mismos su propia munición, a su antojo con los grains o con la punta que deseen. Suficientes armas y munición para poder iniciar una pequeña guerra, o no tan pequeña, o agredir a cualquier agente del orden, que no sería la primera vez.

Desde aquí hago otra vez un llamamiento para ver si de una vez por todas se dota de armas largas a las Policía Locales, capacitados para ello y más. Porque, ¿qué hay del señor policía?, ese ser menospreciado, ninguneado, desatendido, ignorado en este aspecto, que con su guía de pertenencia ¡solo puede adquirir 100 cartuchos al año! Y algunos pensareis que para eso tiene su arma de dotación oficial y sus tiradas… me río yo de ello; hay cuerpos en los que las prácticas de tiro son una leyenda urbana, un mito, un cuento, o incluso peor, una falacia. Pero aun así, el abnegado funcionario que dispone de un arma particular o de la de dotación oficial, y que con toda su buena voluntad se acerca a la armería para proveerse de varias cajas de munición para poder practicar el tiro y aumentar su destreza y profesionalidad, cual cazador en las mismas condiciones, dice ¡Oh, sorpresa! no hay mas que cien cartuchos anuales, cien vergüenzas, nada más.

Tú, policía, que casi no puedes o no te dejan realizar muchas veces los ejercicios obligatorios, tampoco puedes ir por tu cuenta a la galería de tiro, si es que tu plantilla o cuerpo poseen una y tienes la oportunidad de poder ir a practicar. Y si no tiene galería, ¿qué haces?, ¿te federas como tirador deportivo y añades un gasto extra a tu economía?, ¿me federo y practico tiro de precisión a 25 metros? ¿me federo y me dedico al tiro de recorridos IPSC, que será lo más cerca que tenga la posibilidad de practicar el tiro en movimiento, aunque no se ajuste a la realidad del tiro policial?

O sea, que para poder perfeccionarme en las lides del tiro policial, aparte de tener que costearme la munición que no puedo comprar, aún tengo que realizar un desembolso económico para asociarme a un club, federarme, etc. Porque, que no se te ocurra formarte por tu cuenta, que algunos sectores de la administración te perseguirán en una caza de brujas.

Entonces, mi pregunta, y la de creo un montón de policías, es la siguiente: si mi cuerpo policial no se obliga con mis tiradas semestrales, no puedo comprar más que 100 cartuchos anuales y no puedo acceder a unas instalaciones acordes al tiro policial, ¿qué hago? ¿Cómo entreno, cómo me formo?, ¿online? Bueno, es una posibilidad y así no tendría que sufrir la ira de unos, el desprecio de otros y la ignorancia de muchos.

Creo que faltan instalaciones adecuadas al tiro policial, ya sean de índole público o privado. No me refiero a que sea absolutamente necesario que se construyan instalaciones nuevas y adecuadas, sino que en las que ya hay se habiliten zonas específicas para este tipo de prácticas, tal y como se hace para el IPSC. La sociedad demanda profesionalidad policial, y lo que demanda la policía es que se la dote de medios para optar a esa profesionalidad que se le debe a la ciudadanía. Nuestro fin es ayudar y proteger, pero sin los medios necesarios poco podemos ayudar, y menos proteger.

Hace falta un esfuerzo evolutivo en las altas esferas, cambios significativos, facilitar las cosas al colectivo policial… Está claro que el tiro deportivo y la caza mueven mucho dinero en España, pero lo que los policías salvan en este nuestro país es más valioso que el dinero, y son las vidas de las personas que nos rodean.

Este es un oficio es muy gratificante, tanto como intervenciones salgan bien, soluciones el problema que genera el aviso, ayudemos a alguien, o simplemente salgamos airosos de una complicada intervención en la que sea necesaria el empleo de medios defensivos. Pero otras veces, también es muy desagradecido, y cuando ese desagravio viene dado por la propia administración, es aún más ingrato. Eso sí que duele, y me refiero con esto a las trabas con las que se oponen a la correcta formación policial en cuanto a medios defensivos se refiere. Sé que me repito, pero ya es más una demanda o una reiteración que una queja.

Categorias: Policial

Etiquetas: ,,,,,,

6s Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, es como la retirada exhaustiva de licencias a los VVSS por no trabajar en ese momento con arma e incluso prohibirles la renovación de las mismas. Cosa absurda puesto que ellos no tienen arma propia ni la guardan en su casa. Tan solo la portan dura nte su turno de trabajo y al finalizar queda depositada en un armero. El hecho de no dejarlos renovarla e impedir la posibilidad de un cambio de servicio a otro con arma, es como no dejar a alguien que renueve su carnet de conducir autobuses porque en ese momento no trabaja como conductor de los mismos.
    El que un profesional tenga la licencia que sólo Le autoriza a portar el arma trabajando, no es peligroso para nadie, y sin embargo no entiendo que cualquier persona pueda sacarse esas licencias y tener ese número de armas y su munición con una renovación tan simple como un reconocimiento médico.

    Responder
  2. TiradorPolicialCivil

    Buenos dias señores,

    Antes de mi opinión sobre este artículo mi perfil:
    Agente de policía en activo con unos cuántos trienios en nómina, la mayor parte de tiempo de patrullero en la calle, defensor de la condición de porte de cartucho en recámara y DA, defensor del “entrena como trabajas”, encañonado en una ocasión, defensor de una formación exigente en tiro policial, tirador civil con licencias D, E y F y licencia de recarga, orgulloso socio de ANARMA, alérgico al paternalismo.
    Hecha la presentación, debo decir que sigo este blog mediante RSS para no perderme ningún artículo, siempre estoy bastante o muy de acuerdo con las ideas y opiniones que vierten los autores de los artículos en “últimocartucho”.
    En este último artículo de “Bienvenidos al mundo al revés”, una vez más, no puedo estar más de acuerdo con la eterna denuncia de la infraformación de los agentes policiales del reino en materia de manipulación segura de armas de fuego y en tiro policial REAL, y no siendo suficiente con tales imprudencias por parte de la administración, además pone obstáculos prácticamente infranqueables para que los agentes puedan hacerlo por su cuenta y bolsillo.
    De todo esto soy buen conocedor pues lo sufro profesionalmente en mis propias carnes, si bien al costearme de mi bolsillo la membresía en un club de tiro, tener armas guiadas a mi nombre y tener licencia de recarga, la obtención de munición para mis tiradas personales es más fácil que para la mayoría.
    En lo que ya no puedo estar de acuerdo es cuándo empiezo a leer críticas sobre la presunta facilidad que tienen los buenos ciudadanos para obtener legalmente y usar armas de fuego.
    Aquí en el reino, básicamente, y aparte de tener los antecedentes penales limpios, la obtención de licencias de armas se consigue a base de pagar dinero y cumplimentar tediosos procedimientos burocráticos, como tantas otras licencias de diversa índole en el reino, no siendo garantía esto de que uno sea ducho en la materia licenciada.
    Probablemente, la licencia más cara de obtener y mantener es la F, pues requiere ser miembro de un club de tiro, estar federado y hacer tiradas obligatorias. Si además se es tirador de segunda o primera categoria (privilegio de tener más armas), encima hay que acreditar unos mínimos resultados deportivos que no son moco de pavo. Aparte, si con la F se poseen armas de fuego éstas se deben guardar en armeros homologados que rondan los 100kg de peso y los 500-600€ los más baratos. Como digo, la licencia F no es apta para cualquier mileurista con cargas económicas.
    Alguno saltará diciendo que las pruebas psicológicas para la obtención de licencias de armas son de risa. Vale, se las puede burlar uno con un mínimo de inteligencia, pero de la misma forma que se han burlado muchos agentes de mi cuerpo de las pruebas psicológicas de entrada al cuerpo, y os aseguro que he conocido a compañeros de gatillo fácil, descerebrados, e incluso he visto a unos cuántos ser expulsados del cuerpo por tráfico de drogas, extorsión… Porque una cosa os diré, los civiles tienen que hacer la prueba psicológica cada 3 o 5 años en función de la licencia, sin embargo en mi cuerpo yo no he vuelto a hacer ningún test psicológico desde que entré dentro, ni sé de nadie que lo haya hecho, creo que la tienes que liar muy muy gorda para que te hagan hacerlo…
    Me gustaría comparar las tasas anuales de suicidios con armas de fuego legales de licencias civiles con la tasa de suicidios de policias con su arma reglamentaria teniendo en cuenta las proporciones de “licenciados” civiles vs agentes con arma asignada. Probablemente sería sorprendente. En otras palabras, tengo la sensación de que las pruebas psicológicas no son garantía de nada en ningún sitio…
    Respecto al artículo, ya al principio parece que se escandaliza con la existencia de las 3 principales licencias de armas civiles y “todo lo que se puede llegar a poseer con ellas”, en un aire que no sé si es de envidia o de paternalismo insufrible frente a unos ciudadanos considerados poco más que retrasados mentales. Respecto a la envidia, recordar que cualquier ciudadano libre de penales y con dinero puede acceder a dichas licencias, y respecto al número de armas que se puede llegar a atesorar, tranquilos, como máximo solo se pueden empuñar dos a la vez y la puntería se vería bastante afectada…
    Siguiendo el recorrido y en referencia a la cantidad de munición adquirible en armerías, para armas largas los límites son razonables, no así para las armas cortas, lo mismo que los límites de almacenaje. Eso sí, cree alguién que dichos límites de almacenaje no se pueden exceder sin que nadie se entere a base de ir “ahorrando” munición en vez de quemarla? Me temo que la guardia civil no tiene los recursos suficientes para hacer comprovaciones anuales en los domicilios de TODOS los “licenciados” civiles para ver si se exceden en el almacenaje de munición, pólvora y fulminantes (recargadores).
    Como se comenta, en los clubes de tiro se puede comprar munición ilimitada con la prohibición de que ésta salga de las instalaciones.
    Evidentemente es otra limitación absurda que una vez más la guardia civil no puede controlar por falta de cursos, limitación que sólo beneficia a los clubes de tiro, los cuáles venden la munición a los tiradores a un precio engordado respecto al precio que dicha munición tiene en las armerías. En ocasiones he visto que el margen que se llevan puede llegar a superar el 25% !!!!
    Respecto a la recarga, para poderla hacer hay que “comprar” la licencia de recarga, la cuál obtienes después de realizar un curso de recarga impartido por armerías homologadas a tal efecto, a precios convenientes para éllos. Luego la adquisición de la pólvora y de los fulminantes está muy limitada en cantidades diarias y en almacenamiento, y todo esto a precios que doblan los precios de los mismos productos en por ejemplo Andorra, donde ni se te ocurra comprarlo aún estando habilitado para la recarga de munición dentro del reino.
    Evidentemente en andorra estos productos, pólvora y fulminantes son de VENTA LIBRE a mayores de 18 años, al igual que en Francia y mayor parte de países de europa. Allí tampoco suele ser necesaria ninguna licencia para la recarga. Bendito paternalismo hispánico que nos salva de nosotros mismos…
    Y en base a toda esta legislación que el autor debe considerar tan peligrosamente permisiva (aunque en verdad es la más restrictia de europa), el autor dice que cualquiera puede iniciar una pequeña guerra o a agredir a cualquier agente de la ley… Este comentario ya me resulta un insulto a la inteligencia:
    Iniciar una pequeña guerra no sé, pero agredir a un agente de la ley se hace cada dia en españa de diversas formas, siendo las más comunes el uso del propio cuerpo del agresor, las armas blancas y los objetos contundentes, relegando a un porcentaje MUY marginal el uso de armas de fuego. Y dentro del uso de armas de fuego para atentar contra los agentes, el uso de armas de fuego poseídas LEGALMENTE es más marginal todavía, pues la mayoría suceden con armas procedentes del circuito ILEGAL, ya sean armas legales robadas y/o procedentes del mercado negro.
    Ah! Cualquier aficionado a las armas de fuego ya se guarda suficiente de cometer cualquier tipo de ilícito penal ya que ésto es sinónimo de perder todas sus armas y el dinero invertido en su afición prácticamente para siempre!
    Respecto al comentario de Gustavo, estoy totalmente de acuerdo en lo que respecta a su denuncia de las absurdidades que afectan a los vigilantes de seguridad en materia de su licencia de armas y normativa, sin embargo lamento y no puedo compartir de forma alguna lo que manifiesta en su último párrafo:
    Da a entender o considera que es peligroso el hecho de que un civil respetuoso de la ley pueda llegar a obtener todas esas licencias civiles y poseer un cierto número de armas y munición y que su renovación sea tan simple como un reconocimiento médico… Tranquilo, como comentaba más arriba, si algún dia me vuelvo loco, nadie en mi cuerpo se va a dar cuenta y seguiré poseyendo una placa metálica que me seguirá habilitando a portar las 24 horas del dia la pistola 9mm que mi cuerpo me ha asignado… Te da eso más tranquilidad? Porque una cosa tiene que quedar clara, el privilegio de poseer esa placa no me confiere ninguna propiedad ni poder divino, sigo siendo el mismo ser viviente que el resto de ciudadanos, diseñado de la misma forma por dios o quién sea.
    Dicho esto, celebraría poder dejar de oir a compañeros de profesión atacar al colectivo de tiradores civiles, creyendo que se tratan de súbditos retrasados mentales, con el deseo de que se les jodiera todavía más la ya restrictiva normativa de armas de fuego, la cuál es un vergonzoso reglamento, ni tan sólo tiene rango de ley, ya que de ésta forma lo modifica el gobierno de turno a su antojo en la más absoluta opacidad y sin que sea votado en el congreso de diputados.
    De la misma forma celebraría muchísimo que se empezara a formar ADECUADAMENTE a los agentes en manipulación y tiro policial real con las armas de fuego, así como proveer a todos los cuerpos de las armas adecuadas a los tiempos actuales que nos han tocado vivir. Y no menos importante, que se facilitara a los polícias la práctica del tiro fuera del trabajo sin trabas burocráticas y con los costes mínimos.
    Tened la bondad de no despedazarme. Saludos cordiales de un compañero de la familia azul.

    Responder
  3. Alejandro Carraso

    Buenas tardes Tirador Policial Civil, gracias por tu comentario, pero creo que no has entendido el trasfondo o la dirección que lleva el articulo, en el el autor o sea yo no pretendo bajo ningún concepto atacar deliberadamente a aquelos que practican la caza o el tiro deportivo, nada más lejos. Lo que quiere reivindicar este articulo (que si ataca a alguien es a la administracion de turno) la dificultad por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de esta país de poder formarse o practicar el tiro policial, simple y llanamente. Esa es la esencia del articulo, yo si arremto contra alguien como he dicho antes, es contra la administración que es la que marca las reglas de este juego, respeto de manera inmesurable a todo el mundo sea cual sea su afición, dios me libre de ello. Siento que te hayas sentido aludido como tirador deportivo lo cual no era mi intención pero me sabe mal que no lo hayas hecho como compañero azul, quiza porque gracias a tu esfuerzo económico practicas el tiro deportivo. Agresiones con armas de caza o de tiro deportivo las ha habido desgraciadamente. Lamentablemente una persona enojada, fuera de si y con un arma/s al alcance de la mano puede cometer una locura. De nuevo gracias por leer el articulo.

    Responder
  4. Tirador,cazador y ciudadano

    Alejandro Carrasco, coincido contigo en el fondo del artículo, pero al igual que tiradorpolicialcivil, leyendo el artículo y como tirador civil y cazador que soy me he sentido atacado, los civiles, tiradores y cazadores no somos el enemigo ni los culpables de vuestra situación, y desgraciadamente aguantamos las frustraciones de compañeros tuyos sin tener culpa de nada. Igualmente cada vez que sufro la soberbia de algún agente de la “”gc””, intento comprenderle y ponerme en su lugar, pues tambien es cierto que estan todo el dia sufriendo a los espavildos de turno intentando tergiversar el reglamento de armas a su antojo. Lo digo yo, que soy un nostálgico de nuestro cetme c y sólo por el hecho de tener uno , ya soy el malo siempre, la capacidad del cargador y el 308 w, en cada control y cada monteria el simple hecho de llevarlo a cazar, ya me convierte en malo, señores agentes hay gente que respeta la ley.
    En tu artículo se deja ver que haces referencia a los 1000 cartuchos de arma larga que se puede adquirir como civil para caza y sólo 100 los agentes para practicar, cualquiera fuera de este mundo , pensaría en una injusticia, los 100 cartuchos de los agentes es igual para los tiradores, pues hablamos de 100 cartuchos para arma corta, no larga.
    Repito, estoy de acuerdo en todo, pero no se si por error o por demagogia has tenido ese”””patinazo””.
    Creo que todos deberíamos ir en la misma línea, así se consiguen las cosas, creando diferencias no vamos a ningún sitio, yo no tengo la culpa de que no tengáis armas largas, y tal vez, sólo tal vez si en lugar de atacamos y crear diferencias y mal estar, buscamos apoyos entre todos, conseguiremos algo. Pues vuestros problemas, también los sufrimos los ciudadanos, a mi también me indigna y preocupa que en pleno siglo XXI pueda aparecer un yihadista de cualquier rincón con un fusil, y ustedes se conviertan en objetivo de ellos y de los civiles alrededor, y no puedan hacer frente a esa amenaza porque no tienen un arma larga, créame me indigna, preocupa y cabrea mucho esa situación, y creo, igual me equivoco, que todos juntos con el apoyo de los ciudadanos se consiguen las cosas, igual que con la merecida y tardía equiparación…….si cualquier persona que lea tu exposición siente lo mismo que nosotros , no tendréis su apoyo, porque es un problema de la policía y el malo siempre parece ser el ciudadano de siempre, yo cumplo todo a rajatabla y me gasto un dineral desmesurado en tener todo como se exige, y no sólo con eso debo aguantar que yo soy malo y el policía pobrecito, Joder, creo que hemos perdido el norte.
    Repito, que no tengais armas largas es absurdo, bochornoso y peligroso para vosotros y los ciudadanos a los que protegeis, estos, no son el culpable de la situación.
    Una vez desahogado término, que deberíais tener armas largas, si os llamáis policía si! Que deberíais tener entrenamiento, por supuesto, como parte de vuestro trabajo. Que debería ser una ley, en lugar de un reglamento, también! Que deben de existir más campos de tiro, también! Que los ciudadanos, tirador, cazadores, etc…. somos parte del problema, No! De la solución, si! Siempre que queráis…
    Mi apoyo, por supuesto que lo tenéis, pues también, acercando el tiro y las armas a los ciudadanos, estos se dan cuenta que pegar a un bote a 20 metros no es tan facil como en las peliculas o el call of duty, y eso hace crear conciencia en la necesidad de practicar y que hagan de cada agente un experton en el uso y manejo de sus armas por el bien de todos.
    Buen trabajo con tu página, un abrazo !!

    Responder
  5. Alejandro Carrasco.

    Buenas tardes Tirador, cazador y ciudadano, lo primero agradecerte que hayas leído mi articulo, gracias.
    Lo segundo en ningún momento ni en el articulo ni en mi pensamiento esta ir en contra de cualquier civil que practique el tiro deportivo o la caza, ni de lejos, mi articulo ataca a ese reglamento obsoleto y prehistórico, a esa administración que pone trabas a sus empleados. Mi indignación no va dirigida a las personas que poseen armas de uso recreativo, eso nunca, vosotros no habéis legislado ese tipo de normas, vosotros no sois los que le pones trabas a la Policía, para nada. Este articulo no trata de poseer o no armas largas (me refiero a las policías locales de este país) quiere hacer ver la diferencia entre poseer una arma corta de uso civil ( que en la galería puedes comprar tanta munición para arma corta puedas pagar, para practicar en sus instalaciones) y una de dotación policial, este articulo quiere hacer ver lo complicado que es en este país ser Policía y querer o tener intención de formarte o practicar. En cuanto a la unión me parece perfecto, voto por ello y Siento que os hayas dado por aludidos.

    Responder

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.