Impartiendo seguridad: El cartucho en recámara

Autor: D. José Riera, licenciado en Psicología y Criminología. Instructor de tiro policial y agente de policía local de Valencia.

Mucho se está hablando y escribiendo en los últimos tiempos de la condición de porte del arma: que con cartucho en recámara, que sin cartucho en recámara, que con seguro, que sin seguro… de realidad en el adiestramiento en tiro policial, ya sea desde las academias de policías o desde los planes de formación de cada plantilla. Hasta ahora, todo lo que se ha dicho (en algunos casos, cosas muy acertadas) han sido sólo opiniones: yo lo hago así, yo lo veo así, así es mejor, a mí no me va a pasar, yo soy muy rápido, etc.

Nadie aportaba datos objetivos de por qué SÍ hay que llevar el cartucho en recámara, esto es, en la condición 2 del porte de armas (y concretamente sin el seguro activado). Todo eran meras opiniones.

Pero el pasado 25 de junio se presentó un estudio en la Academia Vasca de Policía y Emergencias, realizado por el equipo de instructores del área de tiro de dicha academia, sobre “las limitaciones de la respuesta policial en situaciones de enfrentamiento armado”, donde se aportaron los tan necesarios datos.

El objetivo de este trabajo ha sido analizar el comportamiento y las limitaciones de la actuación policial ante una intervención armada. Se ha estudiado cómo van a influir todas esas técnicas, todas esas limitaciones en las actuaciones policiales, y así poder impartir la mejor formación a los policías para dar mayor seguridad. Y todo ello basándose en datos objetivos. Si nosotros no estamos seguros, no podemos dar protección.

En el estudio han colaborado en todo momento un catedrático en Fisiología y un profesor en Ciencias Exactas (estadista), pertenecientes ambos a la Universidad del País Vasco.

Desde el año 2011, el equipo de instructores que ha desarrollado este estudio ha realizado 1.800 ejercicios en los que se han analizado las reacciones de 698 policías de diferentes unidades. Para la realización del estudio, Informe Arkaute, se realizaron varios ejercicios a los que se sometieron 333 policías de forma voluntaria (patrulleros) que acudieron a cursos de reciclaje que se imparten en la Academia.

arkaute_cartelA todos los policías se les dotó de una pistola con munición no letal (Simunition) y de un bastón policial de entrenamiento. Y se les dio una orden: utilizar la fuerza de manera proporcional en función de la situación que se encontrasen.

En uno de los ejercicios, los policías llegaban con los ojos tapados, y cuando se les permitía ver, observaban a un hombre totalmente enajenado gritando y agrediendo a una persona que se encontraba en el suelo (un maniquí). El policía intervenía dándole órdenes al agresor. Pero de manera sorpresiva el agresor realizaba varios disparos contra su víctima (el maniquí) y otros tantos contra el policía, tirando inmediatamente su arma al suelo y acercándose hacia el policía con las manos vacías.

instruccion_policial_cartucho_recamaraEntre los diferentes ítems que se analizaron, destacaré los siguientes: la condición de porte del arma, la influencia del estrés, los problemas de disparo al responder a una agresión con arma de fuego, y las transiciones (la decisión de adaptarse a una situación nueva).

Antes del ejercicio, se les preguntaba cuál era la condición de porte de arma que habitualmente usan trabajando, y se les entregaba la pistola preparada en esa condición de porte. Los datos fueron contundentes:

* El 56% de los policías para disparar tenía que extraer el arma de la funda, tirar de la corredera para introducir un cartucho en la recámara y disparar (condición 3 sin seguro).
* El 25% tenía que extraer el arma de la funda, tirar de la corredera para introducir un cartucho en la recámara, quitar el seguro y disparar (condición 3 con seguro).
* El 11% tenía que extraer el arma de la funda y disparar, SIN HACER NINGUNA MANIPULACIÓN (condición 2 sin seguro).
* El 8% tenía que extraer el arma de la funda, quitar el seguro y disparar (condición 2 con seguro).

Diferentes son los motivos que argumentan los policías en la toma de decisión del porte de su arma (funda con pocas garantías anti hurto, la comodidad en las manipulaciones rutinarias, el sonido intimidatorio al montar el arma,…) pero el tipo de formación recibida y la obligatoriedad de utilizar un determinado tipo de porte de arma son los principales motivos. Pero en especial, la formación recibida, algo en lo que se hizo mucha incidencia en la presentación del Informe.

La influencia del estrés se midió con el análisis de muestras de saliva que se tomaron a los policías que participaron en los ejercicios, recogiendo muestras antes y después de los ejercicios. Las muestras se tomaron siguiendo las indicaciones del laboratorio de bioquímica del Hospital Universitario de Donostia, donde fueron analizadas. Y el resultado que se obtuvo estableció de forma objetiva que los ejercicios a los que fueron sometidos los policías provocaron incrementos estadísticamente significativos en los niveles de cortisol.

En cuanto a problemas de disparo, se consideró el hecho de extraer el arma, apretar el disparador y que no se produjese el disparo, ya fuese porque no se hubiese desactivado el seguro, o porque no se hubiese montado el arma, solucionándolo en mayor o menor tiempo o incluso no llegando a solucionarlo, tal y como se pudo observar en los videos que se expusieron a modo ejemplo.

Cuando se es portador de la condición 3, o se porta el seguro activado (llevando o no cartucho en recámara) se sabe que puede provocar problemas de disparo, que no se sea capaz de desactivar el seguro, o de tirar de la corredera para introducir el cartucho en la recámara (aunque también hay muchos usuarios que no piensan así). Pero lo que no se había hecho hasta ahora era cuantificar, que es algo que se ha hecho en este estudio: ¿Cuánto mejor es llevar el arma con cartucho en la recámara que sin él? ¿Es mejor llevar el seguro activado o desactivado?

* El 50% de los que portaban condición 2 con seguro tuvo problemas de disparo.
* De los que portaban condición 2 sin seguro NADIE tuvo problemas de disparo.
* El 75% de los que portaban condición 3 con seguro tuvo problemas de disparo.
* De los que portaban condición 3 sin seguro, el 38% tuvo problemas de disparo.

Conclusiones muy importantes a destacar:

Portar el seguro activado es muy perjudicial para la supervivencia (el 50% y el 75% tuvo problemas)
La condición 3 también es muy perjudicial para la supervivencia de un policía (el 38% tuvo problemas)
La condición 2 de portar el cartucho en la recámara no nos va a dar problemas de disparo, no hay que manipular el arma.

Reaccionar a una agresión armada de carácter sorpresiva portando el arma en condición 3 o el seguro activado, donde lo primero que voy a perder son las habilidades motores finas, seguido de la pérdida de las habilidades motoras complejas, es muy arriesgado, a la par que imprudente (perder las habilidades motoras finas implica perder la destreza digital: desactivar un seguro, tirar de la corredera… y la pérdida de habilidades motoras complejas conlleva la pérdida de la capacidad de realizar varias tareas a la vez).

Un 38% de probabilidades de no poder responder a una intervención armada y poder perder la vida creo que es suficiente para que los defensores de esta condición se lo replanteen. Que cada uno sea consciente de qué condición de porte de arma quiere llevar el fatídico día en el que el azar decidida que vas a recibir una agresión armada súbita, sorpresiva, en la que te vas a jugar la vida.

instruccion_policial_cartucho_recamara_estadisticasY a todo esto hay que sumar que el estrés sufrido en estos ejercicios nunca va a ser comparable al sufrido en un enfrentamiento armado real. Posiblemente, estos porcentajes aumenten, pero es mi opinión. Me quedo con los datos obtenidos en el Informe Arkaute.

El que alguien opte por ir en condición 3, con o sin seguro, o en condición 2 con seguro, es totalmente respetable, es su decisión, pero también es su responsabilidad. Ahora ya sabe de manera objetiva lo que le puede pasar.

Respecto a las transiciones, queda demostrado que los policías son muy buenos subiendo los niveles de fuerza, pero cuesta mucho bajar esos niveles, devolver el arma a la funda. Un 42% no fue capaz de enfundar el arma.

Las transiciones están muy relacionadas con el disparo no proporcional, en muchos casos de manera involuntaria por la acción de la simetría bilateral (efecto interlimb).

Portar el cartucho en la recámara redunda en la propia seguridad de los policías, pero también, como se demostró con datos, en la de terceras personas, en la de la ciudadanía, porque cuando se es portador de la condición 3 lo primero que tienen que realizar los policías cuando extraen el arma de la funda es tirar de la corredera para introducir un cartucho en la recámara, quedando el arma en simple acción con una presión del disparador de entre 1,8 y 2 kilos de presión y unos 6 mm de recorrido, frente a los 4,8 o 5 kilos y 12 mm de la doble acción portando el cartucho en la recámara (hablamos de armas de acción mixta, como la HK USP Compact, que por el momento son las más empleadas por las fuerzas y cuerpos de seguridad).

Sacar el arma de la funda es algo que hay que tener muy claro, tiene que haber un riesgo para la vida, porque luego cuesta mucho devolverla a la funda. Según pruebas realizadas por el equipo de instructores del área de tiro de Arkaute, la diferencia entre extraer el arma llevándola empuñada dentro de la funda con los seguros de esta última desactivados, y llevar el arma en guardia alta, es de unos 0,3 segundos de media. Tomen nota de este dato.

Se debe informar y concienciar a los policías en la problemática que se puede derivar de extraer el arma cuando no se debe. Se nos puede volver en contra muy fácilmente. La toma de decisiones es muy difícil, muy complicada. Algo que queda demostrado en este estudio. La parte cognitiva se ve muy alterada y no se puede discernir con claridad.

Otro aspecto a destacar es que la formación puede ser muy perjudicial para los policías. En esta área “todo NO vale”. Y a modo de ejemplo citaré el adiestramiento donde hay que disparar en vacío para pasar una inspección de seguridad y saber que el arma está descargada. La memoria procedimental en estos casos nos puede jugar una mala pasada.

El hecho de no llevar cartucho en recámara supone que se tiene que manipular el arma primero para introducir el cartucho y luego para retirarlo, ya que no es la condición de porte habitual, y todo ello en la calle o en el coche. Pero si se introduce el cartucho y por las circunstancias que sean no se puede retirar, y se decide hacerlo en dependencias policiales, pero al usuario se le olvida, al día siguiente se porta el arma con el cartucho en la recámara pero en simple acción, con poca presión y poco recorrido del disparador. Diagnóstico: accidente por negligencia.

Porque otra cosa que quedó demostrada en el estudio es que los policías que consiguieron realizar una transición negativa (devolver la pistola a la funda) y eran portadores de la condición 3, no le dieron al decocker (desamartillador automático) para pasar el arma a doble acción.

A través de la formación hay que concienciar a los policías de lo importante de la decisión del porte de arma, pero NO OBLIGAR a un determinado tipo de porte, sino dar información y hacerles ver que tienen que entrenar con el mismo porte con el que han decidido trabajar.

Seguro que todos conocemos casos donde se obliga, y concretamente a llevar la condición 3. Pero personalmente tampoco estoy de acuerdo en obligar a portar la condición 2. Debe de elegir el usuario, haciéndole ver las ventajas de la condición 2. Ventajas que han quedado muy claras con el trabajo realizado por los instructores de tiro de Arkaute.

Los ejercicios que se han realizado en este estudio, junto con otros similares que están aplicando los instructores, son de un gran valor pedagógico, como así se pudo ver en los videos que se expusieron en la presentación. Quedó muy claro que los policías tenían que discriminar, valorar la extracción del arma de fuego, y la importancia de las transiciones. A través de los ejercicios se detectan los problemas y las limitaciones, y mediante la formación se aplican las soluciones.

Quién no ha oído decir “eso a mí no me pasa”, y hacer justamente eso. Si todos los policías realizasen estos ejercicios, el cambio a trabajar en condición 2 sería muy elevado, porque se vivencia lo que es no poder defenderse, el presionar reiteradamente el disparador y que no salga un disparo por no haber montado el arma, o el vaciar el cargador tirando repetidas veces de la corredera y que no salga un disparo por no haber desactivado el seguro. En definitiva, no sobrevivir.

Con los resultados que se han obtenido de este estudio, lo primero que ha hecho el equipo de instructores ha sido explicar a los policías los porqués cuando hay que modificar algo, pero con datos objetivos. No porque se haga un curso determinado ya se puede cambiar la forma de impartir, o porque algún “gurú” lo diga.

Según se pudo constatar en la presentación, el aumento en la decisión de portar el arma en condición 2 sin seguro por parte de los agentes que acuden a los cursos de reciclaje es notable desde la impartición de la nueva metodología en el área de tiro.

Significar que la última promoción de agentes de la Academia Vasca de Policía y Emergencias, los cuales están finalizando el curso de ingreso, según me trasladaron miembros del equipo de instructores, después de exponerles este estudio han decidido casi al 100% como porte de arma la condición 2 sin seguro. Y lo han decidido ellos. Simplemente se les ha hecho ver cuáles son las consecuencias de una tardía o nula reacción por no poder montar el arma o desactivar un seguro.

Estudios como este son los que lograrán que poco a poco se vaya unificando la formación de todos los policías.

Desde estas líneas quiero felicitar al Departamento de Técnicas y Tácticas Policiales de la Academia Vasca de Policía y Emergencias por apostar por la innovación en esta área, algo muy necesario para la comunidad policial.

Y como portador y defensor de la condición 2 sin seguro (no entiendo otra condición de porte) dar mi más sincera enhorabuena al equipo de instructores del área de tiro de Arkaute por la realización de este estudio y por la profesionalidad demostrada.

ESKERRIK ASKO

 

Categorias: Policial

Etiquetas: ,,,,,,

25s Comentarios

  1. Gracias, gracias y gracias a todo el equipo de tan importante estudio con datos muy empíricos de lo que debe ser un trabajo a la hora de despejar dudas en cuanto a algo tan importante para el profesional armado. Condición de porte del arma ma de fuego ni más ni menos… A partir de aquí podremos no querer verlo, estar en desacuerdo con argumentos “ni si quieta metafisicos pues creo en muchos aspectos de esta ley, si no más bien en leyendas que de forma tasita se han transformado en leyes”, pero nos guste o no el método cartesiano a dia de hoy es lo más parecido a la verdad empírica y eso que yo siempre digo aquello de las verdades absolutas no existen… Gracias D. JOSÉ RIERA por alumbrarnos con tu divulgación disipando dudas para los que las tengan y estén abiertos simplemente para aprender de los que realmente intentan disipar humos y acallar rumores contaminados. Un abrazo.

    Responder
  2. soy partidario de copiar el sistema norteamericano. PUNTO POR PUNTO.

    se le da el alto al individuo, se le obliga a soltar el arma y efcharse al suelo con las manos a la cabeza,

    si no lo hace de inmediato…SE LE PEGA DOS TIROS SEGUIDOS.

    las reclamaciones posteriores…AL MAESTRO ARMERO.

    Responder
  3. Don José,
    sería de agradecer el disponer de un enlace al estudio citado para ofrecer contraste. Es un pequeño detalle que falta en este logrado artículo. Por desgracia es una constante en el trabajo de los bloggers, se citan estudios sin ofrecer su lectura.
    La temática del artículo es mucho más que interesante. Gusta saber que la ciencia llega por fin a temas así.
    Saludos.

    Responder
  4. Ernesto Pérez

    Felicidades por el artículo, Riera. Y también enhorabuena a los autores del estudio. Tuve ocasión de conocer el dossier completo y pienso que quienes tanto han trabajado en él merecen un premio de reconocimiento.

    Responder
  5. Gracias Manuel Ortiz.

    Javier, no hay tal enlace del estudio.
    El estudio está en Arkaute, en poder del Departamento de Tácticas y Técnicas Policiales.
    En la presentación, no se escatimó ningún detalle. Y como bien dices, si, la ciencia está llegando a este área.

    Graciassss Ernesto, un abrazo.

    Responder
  6. Por algo en la infantería de Marina Argentina todavía hoy en situaciones de combate urbano, se acostumbra al hombre a portar el arma, sea el calibre que sea, con munición en recamara y sin seguro. Y nunca hubo mayores problemas pese a haber recorrido el mundo en diferentes misiones de la ONU en países en guerra como Bosnia, Kosovo, Angola, Haití, ect, ect.

    Responder
  7. Walter Gordillo

    El personal policial en España, porta el arma provista, en servicio con seguro y SIN MUNICION EN RECAMARA?. No lo puedo creer.

    Responder
  8. muy buena me encanto yo porto mi arma con munición en recamara y sin seguro!!! y me pasa que no comprendo porque otros compañeros usan su arma con seguro y sin municion ya que esos segundos son muy valiosos para poder vivir en nuestra condición del día a dia

    Responder
  9. Buenas tardes, muchas gracias por esa información, de hecho es un articulo muy interesante del cual tomo lo bueno para aplicarlo, lo importante es mecanizar en el subconsciente de los Policías los movimientos mediante ejercicios diarios durante 15 minutos, para que al momento del conflicto los realicen casi por inercia, en el caso de la Policía Colombiana se tienen pistolas SIG SAUER 2022 de dotación para el servicio, las cuales no tienen seguro equivalente a tener un revolver con proveedor, lo del cartucho en la recamara es muy utilizado acá por las condiciones, siendo mas contundentes al momento de actuar, véanlo por si mismos https://www.youtube.com/watch?v=rM-GyKWcBuw

    Responder
  10. Hola , soy instructor de tiro de una policia local pequeña de un pueblo de Barcelona, en primer lugar te felicito por el articulo del estudio realizado, yo concretamente pienso igual que vosotros pero por desgracia la realidad es bien diferente…….hay que tener en cuenta varios factores como la situación concreta de cada agente, edad , estado de animo ….y para mi lo mas importante …cuantas veces te encuentras en una situación armada y en cambio cuantas veces recoges y dejas el arma en el armero, manipulaciones por limpieza , etc .

    En mi trabajo ya habríamos tenido alguna desgracia que lamentar si todos llevásemos el arma de servicio con cartucho en la recámara.

    Por último te vuelvo a felicitar por el articulo, muy currado si señor.

    Responder
  11. Me ha parecido un estudio completo e instructivo y como miembro de este cuerpo que soy quisiera añadir que ésto NO se debería quedar ahí , pues pasan los años y ya no volviste a pasar por la Academia y menos pegar un tiro , que me gustaría a mi ? …y a muchos compañeros de ésta Policía …. que en las instalaciones de ERANDIO … MACRO INSTALACIONES … hubieran instalado en algún bajo ó subterráneo de alguno de esos edificios tan bonitos que se ven …un Campo de Tiro … al estilo del que había en la Prision de Basauri cuando estaban la PN … ó como hay en otros edificios de otras Policías , poder acercarte ” cualquier día ” y comprando la municion a un precio asequible , como en la Federación de Tiro , por ejemplo , puedas practicar lo que te enseñaron un día en la Academia de Arkaute, así se tendrían ” frescos ” esos conocimientos …. quien se beneficiaría de esto ? … TODOS …. pero como aquí nunca pasa nada pues para que nos vamos a gastar ese dineral … gastar por gastar ,,, como que no ,,,, mejor està ese dinero en otros asuntos .

    Responder
  12. Eutimio J.Rivas Delgado

    Ya había tenido la oportunidad de leer tan interesante artículo anteriormente. Es cierto que ha sido muy extensa, en el tiempo y en la variedad de opiniones, este asunto sobre la conveniencia o no de portar un arma con cartucho en la recámara y sin seguro (condición 2 sin seg) afortunadamente ya nostros en Venezuela las policías de seguridad ciudadana, superamos esa duda, obviamente con la ayuda de la tecnología, las pistolas Glock y sus clones (casi todas las policías en Venezuela la usamos como arma de reglamento) nos permiten portar con seguridad nuestras armas en esa condición 2 sin seg. Dediqué muchos años de mi vida a dar instrucción de tiro, (a civiles a policías y a militares) y siempre me preocuparon quienes portaban pistolas tipo Beretta, portarla asegurada y sin cartucho en la recámara es una falla muy grave a la hora de defendernos (condición 3 con seg) y aun con cartucho en la recamara con seguro (condición 2 con seg) puede costarle la vida a quien intente hacer uso de ella y bajo severo estrés se olvide de desasegurarla. Otra cosa que me preocupaba era que aun portando las pistolas tipo Beretta con cartucho en recámara y sin seguro, a la hora de defenderse los usuarios no entrenados, invariablemente fallaban los dos primeros disparos, el primer disparo por que no estaban acostumbrados a vencer la presión del disparador en doble acción y trataban bruscamente de vencer esa presión y el tiro salía hacia abajo y el segundo disparo porque la presión que hay que ejercer para efectuarlo es muy suave y el disparo “salía” sin casi darse cuenta, en cualquier dirección… Así que siempre que me toco instruir en el uso de una arma tipo Beretta dedique suficiente tiempo y disparos para que los usuarios aprendieran a disparar en doble acción y acertaran en el blanco, aplicaran la palanca de desmartillar y enfundaran y repetir el ejercicio, solo en doble acción. Luego aprendían a disparar el primero en doble acción y el segundo en acción simple, aplicar la palanca de desmartillar enfundar y repetir el ejercicio. La verdad es que nunca me gustó el uso de pistolas tipo Beretta por los cuerpos de policía de seguridad ciudadana, si se pierde mucho tiempo y disparos para lograr que efectuen los disparos en forma correcta, imagínense lo que ocurre sin la prática necesaria. En cuanto a que un policía despues que desenfundaba un arma y disparaba bajo severo estrés, luego le costaba mucho enfundarla, es cierto, pero… y ¿quién dijo que uno tiene que enfundar rápidamente? mis alumnos aprendieron a desenfundar rápido y seguro, disparar y acertar uno o dos y antes de enfundar, estar seguros, pero absolutamente seguros de que en su entorno no se encontraba presente una amenaza para poder enfundar el arma. Felicitaciones por tan interesante artículo, saludos desde Venezuela.

    Responder
  13. Hola, lo primero felicitarte por el articulo, toda la información es poca.

    Primero decir que soy agente de policía de la escala básica (patrullero), los cuales siempre digo que somos generalistas de todo, especialistas de nada, por lo cual mi comentario esta fundamentado en mi experiencia mi interés particular de intentar estar lo suficientemente para realizar mi trabajo lo mejor posible y cuando menos en una de las situaciones en la que nuestra vida y la de terceros está en juego.
    Espero que en ese estudio realizado por la Academia de Policias y Emergencias del Pais Vasco, tenga en cuenta todas las variables y no solo la parte técnica al hora de realizar un disparo, por parte de un policia, en una situación real .
    Me imagino que es difícil plasmar en este articulo todas las variables que a mi entender generan la utilización de un material tan “especial”, como son las armas de fuego.
    la legislación vigente en cada país y la normativa interna, técnico policial, que se han de cumplir.
    Hace poco puede ver un reportaje de TVE, hecha a un agente de policía de Canadá, el cual decía que en su normativa indicaba que si una persona se acercaba a una distancia de 30 metros a un agente de policía, con un arma de fuego en las manos, podían proceder a su abatimiento, si lo comparamos con el ejemplo expuesto en este artículo, en el cual un individuo después de golpear a su victima, saca un arma de fuego, dispara primero a la victima y después al agente, finalmente tira el arma y sale corriendo hacia el mismo con intención de agredirle, pero el agente POR NORMATIVA LEGAL, siempre desde un prisma teórico, su actuación correcta es la de NO PODER hacer uso de su arma reglamentaria, teniendo que hacer una transición, para enfundar el arma de fuego y utilizar su defensa o bastón policial (porra), ya que en ese mismo momento el individuo corre DESARMADO. Me imagino que todos los que han opinado que portar el arma en condición 3 o dos con seguro, se estarán llevando las manos a la cabeza diciéndose eso también es un locura, pero la ley (en la teoría) aquí es así.

    la tipología delincuencial y sus niveles de riesgo en las cuales, se requieran de la utilización del arma de fuego. Por suerte hemos de decir que la cantidad de situaciones que se dan a nivel nacional de actuaciones policiales en las cuales se tenga que hacer uso del arma de fuego, en muy pequeña (comparado con otros países), pero influye directamente en la percepción de la necesidad de reciclajes y actualización de material, Si utilizas mucho percepción alta, si utilizas poco o nada queda relegado a un papel secundario o terciario, si a esto le sumamos que por norma general las personas que tienen la capacidad final de decisión de permitir estas mejoras, no son policias (normalmente políticos) y han de tomar las decisiones influenciados por las circunstancias del momento, pues la decisiones que tomen pueden influir en la imagen que quieran vender, sin importar la necesidad real y objetiva plasmada en los informes que como este, les muestra que es lo que hace falta. Como ejemplo citaré otro estudio/ informe realizado por el mismo ente y la misma sección, en la cual quedó plasmado sin ningún genero de duda, después de ver todas las pruebas y estudios, la necesidad de cambiar el tipo de munición que se dota a la policía; En ese momento se portaba una munición blindada, con una capacidad de traspaso y rebote, que la hacían totalmente desaconsejada por la potencial generación de “daños colaterales”, ademas de la necesidad de hacer muchos blancos para conseguir el efecto deseado, parar la agresión y al agresor ,si se tenía que utilizar en ambientes cerrados y urbanos, pasando a por lo menos a una munición semiblindada, la cual ofrece un mayor efecto de parada por cada blanco, menor traspaso y mucho menor efecto rebote. La decisión que tomaron los ¿responsables? finales fue, que el tipo de munición que se se solicitaba “MATABA MUCHO”, argumentando que en comparación con la blindada, las lesiones que producían en el cuerpo del delincuente, casi siempre terminaban con su fallecimiento o el gasto en su curación o en ocasiones pagar por las lesiones producidas eran inaceptables. En saco roto cayeron todos los argumentos aportados, no entendieron que cuando un agente tiene que tomar la decisión de utilizar su arma de fuego de manera legal (en respuesta a agresión armada, para defender su vida o la de terceras personas), el resultado final siempre puede ser el mismo. No entendieron que si con dos disparos eres capaz de repeler y o terminar con la agresión/agresor, mejor que tener que hacer quince (con el riesgo de balas perdidas y sus consecuencias, así como de la pericia necesaria para hacer quince blancos en vez de dos o tres, por ejemplo), a día de hoy seguimos teniendo de dotación, munición BLINDADA.

    Tipo de formación y acceso a reciclaje continuo.
    En la policía por lo general es posible, un agente después de pasar por su curso de formación obligatoria en su academia correspondiente, realice toda su carrera profesional, sin volver a disparar ni una vez mas, entendiendo que lo enseñado en ese curso, le dota de la formación y pericia necesaria. Por suerte, la gran mayoría de los agentes, nos podremos jubilar sin tener que haber hecho un disparo en nuestro trabajo, del cual, dependa nuestra vida, digo por suerte, pues en mi humilde opinión, espero que no sea un agente que después de veinte años sin disparar un tiro, sea el que me tenga que defender. Siempre he dicho que cualquier error que cometamos en nuestro trabajo (incluso una detención ilegal) tiene solución, un mal disparo disparo, es muy posible que no tenga solución ninguna.
    Ni que decir tiene que el mercado a día de hoy presenta materiales que hacen que nuestro trabajo fuera mucho mas fácil, para manejar estas situaciones, se imaginan una funda en la que se pueda portar el arma con seguridad(condición 3 con seguro), sistemas de retención anti hurto, y si se desea al desenfundar el arma queda montada y sin seguro, o en su caso se desenfunda en la misma condición de porte, para poder guardarla sin problemas, pues existe, a día de hoy tiene el inconveniente que solo la fabrican para diestros y no para zurdos.
    Que no decir, de dotar a la policía con medios intermedios para controlar la situación mencionada en el estudio citado, dejando únicamente en riesgo, a la persona alterada, con la utilización de un Taser, pudiendo ser controlada incluso antes de que se levante, desenfunde, dispare a la primera victima y seguido al agente de policía y termine acometiendo contra el, yo me pregunto, en la misma situación si portaran un Taser, alguno de los agentes que participaron en el estudio hubieran dudado en utilizarlo???

    Para concluir (que no es poco), todo lo expuesto se fundamenta en otro pilar importantísimo, que es el entrenamiento, todas las técnicas que nos enseñan en la academia, sino se practican se pierden, por poner otro ejemplo, uno de los sistemas de engrilletamiento, que yo aprendí, se fundamentaba en una luxación sobre uno de los brazos, con la que conseguías la sumisión del delincuente, asegurando el engrilletamiento, en el cual retorcías el brazo y luego te deslizabas por el para en el suelo controlar la luxación con las piernas y tener las manos libres para poner los grilletes, en si muy eficaz, después de cinco años sin haberlo utilizado, el mayor riesgo que se corre, es romperle el brazo por falta de destreza.
    Con lo cual, si interiorizas como portas el arma y lo entrenas, las posibilidades de reaccionar correctamente, aumentan exponencialmente, peor a día de hoy, no conozco muchas policías donde eso se pueda hacer de forma fácil, donde tengan habilitado un sitio para practicar, sin tener que verte obligado a llevarte el arma y la dotación del trabajo a casa (no me imagino a muchos compañeros en la sala de su casa, con el cinturón de dotación puesto, practicando el enfunde y desenfunde, delante de la atenta mirada de su mujer e hijos, o cogiéndolos de sparrings para practicar engrilletamientos) , quedando solo la inversión económica que cada uno quiera hacer, para poder reciclarse por su cuenta, o esperar a que solo cuando el departamento en cuestión quiera y le venga bien, puedas optar a cursos de reciclaje, teniendo que esperar desde que lo haces, a que pase todo el mundo, con lo que ello conlleva poniendo como referencia un cuerpo con casi ocho mil agentes.

    Por reiterar lo dicho por alg

    Responder
  14. No hay “mejor” manera de llevarla. Todo depende de la sutuacion que te encuentres. Esta claro que frente a una situacion de agresion armada mejor llevarla montada y sin seguro. Pero ya que hablamos de estadisiticas. Cuantos accidentes o muertes accidentales hay en españa por accidentes en la.manipulacion y cuantos policias o ciudadanos muertos por agrrsiones armadsd a las que no se ha podido hacer fre tr? Hagan estadisitica de eso. Yo tengo gente allegada con nombres y apellidos que han tenido accidentes y algun muerto desgraciadamente tambien por accidentes en manipulacion. Si la hubiesen llevado sin montar estarian vivos. No hay mejor manera pero tengo claro que si me aracan y me.disparan estare jodido cuanto mas dificil sea manipular mi arma para repeler el.ataque…pero tirando de estadistica…yo lo tengo claro.
    Saludos

    Responder
    • Quizás si fueran conscientes que siempre llevan un cartucho en la recámara se escaparían menos disparos.
      Precisamente son aquellos que no llevan el cartucho en la recámara quienes la tratan como arma descargada. El problema viene cuando en alguna actuación han montado el arma y luego se olvidan de quitar el cartucho de la recámara.
      Al tiempo pensando que no portan cartucho y debido al disparo en vacío , y no realizar las
      Medidas de seguridad necesarias se provocan los accidentes.
      Si entramos en el mundo de los “y si…” También podríamos preguntarnos …. Y si el que sufre la agresion soy yo? Y si podría estar vivo si llevara cartucho en la recámara?…
      Este estudio no sólo habla de la
      Portabilidad del arma sino de nuevas metodologías formativas en base a estos problemas detectados y que en los cursos básicos ni se nombran.

      Responder
  15. Cuanta razón hay en este artículo, lo leí cuando salió y he de reconocer que antes de leerlo era de los que se creían a pies juntillas que llevar cartucho en recámara era una auténtica temeridad.

    Supuso un punto de inflexión en mi forma de trabajar y desde entonces trabajo con cartucho en recámara y sin seguro, siendo plenamente consciente de como llevo mi arma y estando totalmente convencido de que es la forma correcta de trabajar para mí.

    Agradezco sinceramente al autor su artículo, arroja luz frente a los dogmas del miedo y la ignorancia.

    Me pregunto si existe un estudio del “efecto disuasorio de montar el arma” ante un enfrentamiento , si realmente hay alguna ventaja.

    Responder
    • Gracias por tu comentario Ignacio.
      El Informe Arkaute es un gran estudio, y hasta el momento el mejor en este ámbito.
      Si hay algún estudio del efecto disuasorio de montar el arma lo desconozco, pero creo que no. Y piensa si lo hubiese la objetividad que podría tener.
      El efecto de disuadir lleva prácticamente implicito que no vas a disparar. Si tienes que disparar ya has visto en el estudio cual es el resultado de portar condición 3. Y si montas para sisuadir (algo que personalmente no contemplo) también queda claro en el estudio la problemática con las transiciones, y en el caso de portar armas de acción mixta se devuelven a la funda en simple acción.

      Responder
  16. Buenas tardes, la opción de traer cartucho en la recamara no es aplicable para un cuerpo de seguridad puesto que el arma se trae a la vista. Me parece mas viable esta propuesta para policías encubiertos o escoltas. para el policia me parece mas correcto sin seguro y que al reaccionar acerroje y dispare.

    Tomando en cuenta los niveles de adiestramiento tener cartucho en la recamara sin seguro seria una buena opcion pero el nivel de adiestramiento deberia ser muy alto, en paises latinoamericanos esa propuesta no seria del todo operativa al menos por el nivel de adiestramiento que tienen las corporaciones con bajos recursos.

    Responder
  17. Una opinión…
    Se debería invertir más en formación para quitar parte de ese estrés en momentos delicados… Y proteger más a los agentes después de haber realizado el disparo. Mucho estrés viene dado por el miedo a lo que viene después… Papeleo, juicios, sanciones, etc. . Es tiempo de respuesta que se pierde y con consecuencias…
    Todos los extremos son malos, tampoco se va a disparar a la primera de cambio, en la formación esta el truco. Qué inconveniente hay en parar a un atacante con un disparo en una extremidad?? Hay que esperar a que dañe al agente??
    Hace falta formación. Y no basta con artes marciales o cuerpo a cuerpo..
    Un porcentaje muy alto de agentes llevan el arma por obligación, ni siquiera les gustan las armas, en esos casos el momento de usarla es peligroso por el estrés, el miedo, la falta de aptitudes y la falta de costumbre.. Volvemos a la falta de formación…

    Responder
  18. Buenas tardes José Riera, soy instructor de Policia de Mendoza, provincia Argentina. El artículo me pareció muy provechoso y representa un gran avance en lo relacionado con la condición en la que se porta el arma. Actualmente estoy realizando un estudio similar en mi provincia, mi pregunta es: de qué manera puedo contar con el estudio completo de la Academia Vasca de Policía y Emergencias, ya que envié varios mails solicitándo algún contacto sin resultado alguno; todo ello a efectos de sustentar mi trabajo con datos precisos y así poder actualizar a la policía de mi provincia en cuanto a condición de uso del arma reglamentaria. Desde ya,muchas gracias

    Responder
  19. En la mayoría de los casos primero tendríamos que evaluar el tipo de arma que portan porque en la actualidad para analizar la reacción de los diferentes tipos de situación hay que referirse a un arma en particular ya que la mayorías de las policías están dotadas de diferentes tipos de armas reglamentarias en la misma fuerza como en el caso de la policia de la Provincia de Buenos Aires en Argentina que portan Taurus pt 92 Astra mod. 100 y 75 Bersa thunder y nimi thunder y la vieja y querida Browning el modelo belga 61 y 68 y la de fabricación nacional en todos los casos menos la browning son armas de doble accion dotadas de seguro de percutor que las hace muy confiables en su manejo y se recomienda el uso con bala en recamara dadas sus caracteristicas en el caso de la browning no ya que se han dado casos que ante cualquier golpe involuntario se disparan teniendo bala en recamara ya que no cuenta con dispositivo de seguro de percutor por eso en la instrucción en diferentes situaciones como las que se han presentado se prioriza el tipo de arma a utilizar para una mejor evaluación de la respuesta del efectivo gracias . Jose aiub instructor de tiro, instructor de combate armado policial, armero instructor en cursos de seguridad de funcionarios y seguridad presidencial

    Responder

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.