HABLANDO DE INSTRUIR: QUE LO HAGA, QUIEN SEPA HACERLO

Lo he dicho mil veces, porque así lo pienso: poseer un diploma de algo no necesariamente te convierte en experto de nada. Un título, eso sí, podría habilitarte para ejercer de algo. Y claro, mientras no se demuestre lo contrario, el titular de la titulación es especialista en la materia, sea de lo que sea el diploma. No obstante, creo que la mayoría de las veces sí es verdad que el cirujano de turno es experto en rajar el pellejo y en extirpar lo que toque, porque así lo dice el pergamino que cuelga de la pared, que para colmo, ahí es nada, lleva el nombre del jefe del Estado. Como, de igual forma, seguro que todos los que tenemos permiso de conducción somos serios, correctos y legales conductores; buenos conocedores y respetadores de todas las normas jurídicas relacionadas con la circulación y la seguridad vial.

Pero va a ser que no. No me trago eso de que todos los galenos diplomados en Cirugía sean maestros del escalpelo, por muy ilustre que sea la firma que sanciona el nombramiento. Como yo mismo no tengo ni zorra idea de cómo manejar una motocicleta, por más que el Ministerio del Interior diga que sí, en tan monísimo documento expedido por la Jefatura Provincial de Tráfico. Sobre dos ruedas no llegaría incólume, ni a la esquina de enfrente de mi casa. Pues pasa lo mismo con más instructores de tiro de los que la sociedad y los propios cuerpos policiales pueden permitirse, porque me consta que hay gente con uno, con dos y hasta con tres diplomas de especialista en armamento y tiro, que no sabe ni cómo se llama su pistola. De este palo los hay tan a porrillos como agazapados.

Traigo esto hoy a colación, tras la charla mantenida esta mañana con mi neurocirujano preferido. Terminamos hablando, entre unas cosas y otras, del doctor que me intervino quirúrgicamente por primera vez a nivel de columna. Resulta que, como le dije a mi amigacho el ‘neuro’, aquel señor era traumatólogo y no neurocirujano como él, habiéndome dicho en su día otro ‘neuro’ que las afecciones de la columna vertebral son competencia exclusiva de ellos, de los neurocirujanos, aunque algunos ‘traumas’ también les metan mano. “Mira, Ernesto, yo soy tan neurocirujano como el que te dijo eso, a quién además conozco bien y en persona, pero estas cosas tienen que hacerlas quienes saben hacerlas, sean ‘traumas’, como aquel que te intervino antes que yo, o sean compañeros de mi especialidad”. De esta franca forma se expresó mi matutino interlocutor, quien en lo que corre de año ya me ha abierto dos veces en canal.

Cuánta razón tiene mi particular hurgador de médulas, nervios y lóbulos cerebrales. A mi cabeza vino del tirón, mientras lo oía opinar, aquello de ‘Manolete, Manolete, si no sabes toreá, ¿pa qué te metes?’. Lo que igualmente me ha recordado, un rato después, a aquellos policías que dicen que como ellos, refiriéndose a los de su fuerza pública, tienen unidades especializadas en la investigación de ilícitos relacionados con las sustancias estupefacientes, pues que tú —yo, en este caso, que soy o fui municipal— no tienes que intervenir ante la detección de delitos contra la salud pública, dado que en caso de hacerlo toda actuación sería ilegal, por falta de competencia jurídica, pudiendo incurrirse en usurpación de competencias. ¡Toma ya! A no pocos de estos he mandado a tomar por el anillo de cuero, entre incautación e incautación, entre detención y detención, y entre juicio y juicio. Qué le vamos a hacer, policías iletrados los hay de todos los colores, bajo el paraguas de todas las siglas. Y lo curioso es que quienes más bobadas de estas balbucean son, casi siempre, quienes menos saben, quienes menos hacen y quienes más pelusa acumulan en la bóveda craneal.

instructor_policial_Pero también me he topado con policías que sabían más de tiro, de balística, de armas y de enfrentamientos armados, que sus propios instructores, sin ser oídos ni tenidos en cuenta, sino más bien todo lo contrario; viéndose negados y ninguneados, estos apasionados de la materia, frente a cualquier opción de acceso al puesto de instructor, por negársele, reiteradamente, cualquier posibilidad de obtención del consabido título académico habilitante. Muy typical spanish. Como decía el sinigual Paco Gandía, esto es total y completamente verídico.

instruccion_policialA eso se refería mi neurocirujano, al decir “que lo haga, quien de verdad sepa hacerlo”, lo que llevado a mi terreno profesional sería: el que con conocimientos y pasión sepa instruir, que instruya. Pero claro, no pocas veces se impone el incombustible y arraigado nepotismo ibérico de bellota, que tanto nos pone por aquí, puesto que aunque no sepas una mierda ni de tiro ni de armas, ni te importe nada de esto un pito verde, si con el diploma de marras alguien te puede esconder lejos de la calle, que es donde se pasa frío, calor y peligro, pues joder… que me escondan. Menos mal que cada día hay más instructores preparados por encima de lo que exigen los manuales, porque estos textos suelen valer lo que el papel mojado, salvo honrosas excepciones. ¡Ea!

Categorias: Policial

Etiquetas: ,,,,,

2s Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.