¡GRACIAS POR PARAR!: Consejos para reducir los accidentes en un control policial

La frase que da título a este artículo policial debería ser la elegida por todo agente de la autoridad para decírsela al conductor del vehículo que ha parado en un Dispositivo Estático de Control (en adelante D.E.C.) ¿Nos hemos preguntado alguna vez por qué paran las personas que van al volante cuando llegan a la altura del funcionario que le da el alto en un control policial? Pues sencillamente, porque ellos quieren.

Recordemos algunos sucesos que han aparecido en los medios de comunicación españoles:

”Intenta atropellar a un policía para saltarse un control de tráfico. Un agente de la Policía Local tuvo que saltar a un lado para evitar que el conductor lo arrollara”

”Un guardia civil muere arrollado por dos jóvenes que huían tras saltarse un control en Zamora”

”Una persecución policial en la N-332 acaba con varios heridos y un detenido. Un hombre se salta un control rutinario y atropella a varios agentes de la Policía Nacional”

”Detenido un hombre que estuvo a punto de atropellar a varias personas al saltarse un control policial”

Algunos de estos ejemplos demuestran que estas cosas pasan en nuestro país, y por ello, debemos tomar ciertas medidas de seguridad para intentar evitar que estos accidentes se produzcan. No deberíamos olvidar que la seguridad al 100% no existe, pero sí que podemos minimizar el grado de inseguridad en las actuaciones policiales.

En algunas ocasiones, la Dirección General de Tráfico (DGT) solicita la colaboración de las policías locales y guardia civil de tráfico para llevar a cabo sus distintas campañas de seguridad vial, ya sea en el uso de cinturones, cascos en ciclomotores y motocicletas, alcohol, drogas, etc. Estas campañas de la DGT buscan por encima de todo garantizar la seguridad vial y reducir los accidentes de tráfico, por lo que debería ser una premisa que los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad, tendrían que tener en cuenta como medida preceptiva a la hora de desarrollar los D.E.C.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad: uno de los riesgos potenciales que causan más accidentes entre los cuerpos de seguridad en España son los accidentes de tráfico y, en su inmensa mayoría, se producen durante los D.E.C.

Cierto es que en algunos municipios existen inconvenientes que impiden realizar con óptima seguridad los D.E.C., o mejor dicho, de una forma menos insegura hacia los agentes y ciudadanos. Entre estos inconvenientes podemos destacar la falta de recursos humanos, por un lado, y la falta de medios materiales para su desarrollo, por otro. Nos referimos a elementos de señalización óptima, bandas reductoras, luces estroboscópicas, etc.

Respecto a lo anterior, las administraciones locales han de tener en cuenta los riesgos que pueden sufrir sus funcionarios en las distintas funciones que desempeñan, de ahí, que existan planes de riesgos laborales que previenen a sus trabajadores en otras materias sobre ciertas malas praxis, como la de no llevar el casco los trabajadores de obras, no tener o no ir provistos de arneses, o no respetar el descanso de unos 10 a 15 minutos a los trabajadores que estén utilizando un ordenador durante un tiempo prolongado, llegando algunos funcionarios a aglutinar este tiempo para finalizar el turno antes, lo que no responde a motivación de prevención de riesgos, y es pernicioso para la salud.

En estos planes de riesgos laborales no se especifica qué medidas de seguridad se deben tener en cuenta en el sector específico de las F.F.C.C.S.S., y es por ello, por lo que queremos exponer una serie de recomendaciones para tener en cuenta, sobre todo a la hora de llevar a cabo un D.E.C.

A continuación, se proponen pues una serie de medidas importantes que pueden reducir por un lado los accidentes de tráfico, y por otro, reducir los daños que puedan sufrir los agentes de policía:

– NUNCA HACER UN D.E.C. DOS AGENTES SOLOS
Es la primera premisa entre los instructores de táctica policial. Los motivos, son que no hay medios humanos adecuados que garanticen algún resquicio de seguridad a los agentes. Si en las intervenciones rutinarias, una persona sola ya pone en peligro la integridad de dos agentes, imaginar que puede pasar si se para un vehículo con dos personas, tres, cuatro o cinco; o a una sola, que se tenga que detener y ponga resistencia, sin olvidar que en situaciones de estrés, se focaliza en la amenaza obviando el entorno, es decir, en este caso la circulación de vehículos, que puede atropellar algún agente u ocasionar algún accidente a los conductores de otros vehículos. ”CUANDO PRIMAMOS LA ESTADÍSTICA A LA SEGURIDAD, TENEMOS QUE REFLEXIONAR EN QUE ALGO ESTAMOS HACIENDO MAL”.

– BRIEFING PREVIO
Indicando dónde se va a realizar el control, colocación de cada vehículo y función de cada policía, dando importancia a la seguridad, coordinación y velocidad en el montaje y desmontaje del control, que son los momentos más críticos del mismo, realizándolo de delante a atrás al montarlo y de atrás a delante al recogerlo.

– LOS RECURSOS HUMANOS MÍNIMOS SON 4
Los vehículos policiales mínimos son 2, e importante utilizar recursos materiales para señalizar la zona.

– LA POSICIÓN DE LOS COCHES
Los coches a utilizar en un D.E.C. que garantice unos mínimos de seguridad, son dos. Uno, que tiene la función de proteger y dar cobertura al agente que hace la selección de parada, y el otro, que ofrece cobertura a los agentes. El primer vehículo policial, se coloca en posición lateral con el morro hacia la derecha, ofreciendo una mayor seguridad al agente que realiza la función de parar a los vehículos en caso de embestida por otro vehículo; las ruedas del vehículo policial, deben estar giradas hacia la derecha, ya que ofrece una mayor adherencia a la vía si un vehículo impacta con el vehículo policial. No olvidar, que la función de este primer agente es una de las más peligrosas, siendo la selección de vehículos. El segundo vehículo policial, se coloca en sentido a la circulación de la vía a escasos dos-tres metros del primer vehículo policial, el cual, ofrece una cobertura ante accidentes de tráfico, así como en casos de posible tiroteo.

– LA SEÑALIZACIÓN DE LA ZONA
Seguramente sea uno de los factores más olvidados, y que menos se tienen en cuenta en los D.E.C. que se realizan a diario entre las fuerzas y cuerpos de seguridad. La señalización, nos da una cobertura legal, y sobre todo, mejora la seguridad de la circulación. Si antes de la llegada a un D.E.C., colocamos una señal de ”control policial o “alto control policial” o “control de documentación”, ya estamos informando a los usuarios de la vía de la existencia de un D.E.C. ,y ello, nos sirve en el caso de no respetar la señal y querer eludir el control. El conductor, podría estar incurriendo en un delito de desobediencia a los agentes de la autoridad; las distintas señales de reducción de velocidad, así como la del stop a la llegada del primer vehículo son necesarias, ya que indica a los conductores que deben disminuir la velocidad del vehículo e indicarles donde deben detener su vehículo. Si lo mejoramos con luces estroboscópicas sería ideal, ya que los vehículos que vengan a los lejos, nos verán claramente. Señalizar con conos el recorrido que tienen que realizar los vehículos que pasen por el D.E.C., así como delimitar los carriles en caso de varios carriles o doble sentido. En el primer vehículo, colocar un cono en su vértice que más sobresale a la vía, ayudará a los conductores que se acerquen a ver el vehículo a una distancia adecuada. Los vehículos policiales, deben de llevar las luces del puente encendidas para que los usuarios de la vía vean el vehículo policial (tener en cuenta aquellos vehículos policiales que pueden verse disminuida la batería del vehículo, sería conveniente encender el patrulla). Las bandas reductoras de velocidad, ayudan a que los vehículos que se aproximen se vean en la obligación de reducir la velocidad, así como en los casos de querer eludir el control o de aquellos conductores que no lo vean, que los hay, tengan un obstáculo que pueda reducir el riesgo de atropello a algún policía. El agente que tiene la función de seleccionar a los vehículos que pasan, debe de tener una linterna con la que se pueda ver en el interior de los vehículos. La mayoría de conos que se utilizan como elemento complementario a las linternas, tienen la parte por donde emite la luz tapada, siendo necesario cortarla para tener una mayor visión. Señalizar la zona donde se va a detener al vehículo, conocido como caja, realizándose con cuatro conos que señalan al conductor el lugar de parada.

– ROLES/FUNCIONES
Hemos dicho que un agente hará la función de selección de parada, el otro agente que este de binomio y que lleven el vehículo policial primero, debería ser el responsable del D.E.C., ya que tendrá la función de controlar tanto los vehículos que entran, como dar cobertura en el caso necesario a los agentes que están en el segundo vehículo policial. Los agentes que están en el vehículo policial segundo, estarán en cobertura en la parte más cercana a la calzada y protegidos por el segundo vehículo policial. Para hacer la entrada a los vehículos y solicitar la documentación, se debería de realizar un protocolo de aproximación que reduce el riesgo de sufrir ataques súbitos violentos.

– LUGAR DE LA VÍA
Las rotondas, no son zonas recomendables para realizar un D.E.C., ya que los vehículos que se aproximan pueden verse sorprendidos por los vehículos policiales, y ocasionar un accidente por alcances. Además, de dificultar e impedir la circulación de vehículos pesados por la rotonda.

– LA VISIBILIDAD
Es preceptivo hacer los D.E.C. en zonas de luminosidad óptima, y necesario que los agentes estén correctamente visualizados a una distancia que sean apreciados por los conductores. En caso necesario, utilizar chalecos reflectantes.

– NUNCA REALIZAR LOS CONTROLES EN CIERTOS LUGARES
Se aconseja no realizar los D.E.C. cerca de colegios y/o institutos en horario escolar, así como parques. Tampoco cerca de eléctricas, gasolineras, de gas butano, etc…, estas zonas son vulnerables en caso de haber un tiroteo. Asimismo, se debería comprobar que no es una zona oscura para las comunicaciones.
Es interesante tener en cuenta que todo lo expuesto anteriormente puede conllevar para la administración pública los siguientes beneficios:

*Reducir lesiones en sus funcionarios, y con ello, evitar que estén de baja, lo que puede mermar el número de policías de servicio al ciudadano, y los consiguientes gastos de las bajas.

*Evitar que los ciudadanos puedan sufrir un accidente de circulación por una mala visibilidad del D.E.C., y con ello, evitar tener que pagar indemnizaciones por accidentes y daños materiales.

*Evitar que los vehículos policiales sufran daños por ser un obstáculo en la vía, y con ello, reducir los medios de la administración que sirven para dar un mejor servicio al ciudadano.

Con el presente artículo, I.T.E.POL. busca facilitar recomendaciones en cuanto a la realización de los D.E.C. Unos consejos con unas pautas que, seguramente, podrán verse modificadas en relación a los medios de que se disponga en cada plantilla, o si trabajamos en unidades especializadas. El artículo se ha realizado pensando en aquellos cuerpos de policía donde los recursos son escasos, tanto humanos como materiales, o para aquellos patrulleros que, por su afán de trabajar, deciden hacer un control 2 agentes solos.

Seguramente, cada lector tiene una opinión sobre los D.E.C. y no querríamos hacer estas recomendaciones como normas escritas a fuego, si bien, teniendo en cuenta las indicaciones básicas, se podría reducir el número de agentes heridos debido a los dispositivos estáticos de control. No olvidar, que con unos pequeños cambios en la estructura del control podemos evitar que se nos lleven por delante.

PD: lo importante es realizar bien tu trabajo y poder volver con tu familia que te espera en casa cuando termines.

“Si corriges al sabio lo harás más sabio, sí corriges al necio lo harás tu enemigo”

Categorias: Policial

Etiquetas: ,,,,,,,,

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.