CARTA A UNA MOSSA D’ESQUADRA

Autor: Fernando Pérez Pacho.

Apreciada compañera. Disculpa que empiece así, pero no sé tu nombre. Me llamo Fernando Pérez Pacho. Soy Psicólogo Clínico y llevo ya bastante tiempo investigando, estudiando y entrevistando a policías que – al igual que tú – se han visto inmersos en un enfrentamiento armado durante su carrera profesional. Creo que hay pocas personas, además de los policías que han compartido tu experiencia, que puedan ni siquiera mínimamente comprender lo que supone enfrentarse a la muerte apenas a unos palmos de distancia. Eso es lo que tú has vivido. Quien no ha vivido esto, sólo dice verdaderas estupideces cuando abre la boca.

Parece que, centrados en juzgar tu actuación, nadie se para a pensar en los momentos de angustia que viviste, esa angustia del estrés de supervivencia que complica sobremanera la capacidad de respuesta ante la amenaza a la propia vida. Pero tú respondiste neutralizando la amenaza. En otro país del mundo te condecorarían y la sociedad a la que sirves te lo agradecería sin fisuras. En éste sólo hay ignorantes que no saben ni de lo que hablan, que se lanzan como buitres a juzgarte sin ningún miramiento. Y lo más triste es que ni tan siquiera a los que se les debería suponer un mínimo de cordura, se atreven a manifestarse orgullosos de la profesionalidad de una de sus policías. Ahí tenemos a ese imbécil que da vergüenza ajena de la CUP que habla de “ejecución extrajudicial”. ¿Alguien puede decirme qué hay dentro de esa cabeza para vomitar semejante barbaridad? Pero no pasa nada; esperemos que tu cuerpo policial pida por lo menos a esta persona que retire semejante calumnia que no tiene nada que ver con la libertad de expresión. Estos pueden decir lo que quieran que, en este país de buenistas y sin redaños, no van a encontrar a nadie que les plante cara.

Trato de imaginar todo lo que pasó por tu cabeza mientras eras atacada, de cómo tu cuerpo te pedía a gritos salir corriendo y sólo tu voluntad y compromiso te mantuvo firme en tu obligación. Los cambios psicofisiológicos que se producen en una situación de estrés de supervivencia como ésta son brutales, hasta el punto de poder hacer que el policía quede paralizado. En una situación así, todas tus respuestas musculares y mentales te preparan para salir corriendo (que es lo más inteligente evolutivamente ante un peligro de muerte). Intento imaginar el ejercicio de autocontrol que tuviste que poner en marcha frente a este ataque sorpresivo, a cortísima distancia, llegando al contacto del cuerpo a cuerpo; tu asesino hubiera alcanzado su objetivo con toda seguridad. Sobre todo teniendo en cuenta el contexto donde se produjo el atentado, que no era precisamente un campo abierto donde poder desplazarse con toda libertad, más bien todo lo contrario; un espacio perfecto para una acción criminal proditoria.

Y, todos esos bocazas que hablan y te juzgan, o te dicen lo que tendrías que haber hecho o lo que ellos hubieran hecho (porque también hay enemigos en casa), ¿qué puñetas saben del tema? ¿Saben lo que es tener la muerte frente a frente? ¿Saben lo que supone tener que tomar una decisión en cuestión de segundos? ¿Saben la complejidad de la respuesta psicológica y fisiológica humana implicada en un enfrentamiento armado? ¿Saben lo duro que puede ser pensar el haber matado a alguien? Lo triste, y al mismo tiempo preocupante del caso, es que quienes tengan que juzgar (si es que hay juicio) esta acción, posiblemente no saben ni cargar un arma o, lo más cómico, que sean de los que digan que un policía en un enfrentamiento armado debe disparar a zonas “no vitales” ¿Pero es que nadie va a estudiar un poco para variar y así opinar con conocimiento de causa?

Sabemos perfectamente, porque hay multitud de estudios y experiencias de campo, que en situaciones de estrés de supervivencia, resulta imposible apuntar con precisión. Se pierde la visión de profundidad y el policía no ve (literalmente) los elementos de mira. Además, ¿qué es eso de zonas “no vitales”?. Eso es una entelequia en situaciones de violencia extrema, que puede estar muy bien para una clase de anatomía en la tranquilidad de la Facultad de Medicina. Cualquier policía sabe que disparar a las piernas (¿zona no vital?) puede atravesar una arteria y hacer que el sujeto se desangre en minutos.

Otra tontería ya demostrada hasta la saciedad, pero que al colectivo de ignorantes sin remedio se empeña en mantener, es el de la proporcionalidad. Que arma de fuego contra cuchillo no es proporcional. Estas opiniones se cuecen en los despachos. La realidad ampliamente demostrada, es que un sujeto con un cuchillo a una distancia de siete metros (¡siete!) nos clava el cuchillo antes de que podamos desenfundar el arma, montarla, encararla y abrir fuego. Es lo que se conoce como la Regla de Tueller. La estupidez llega ya a su apoteosis inquisicional cuando se dice que el agente debía haber desarmado al sujeto. ¿Pero cómo se puede ser más tonto? Quien ha estado en un enfrentamiento armado pistola – cuchillo sabe de qué estoy hablando. El que no, pues ni idea. Seguiremos pensando que nuestros policías son superhombres con poderes paranormales. ¿A cuántos es necesario que acuchillen para que nos demos cuenta de que ni bastón ni manos desnudas son proporcionales con un cuchillo?

Apreciada compañera, la mayoría de los policías terminarán sus carreras sin haberse visto envueltos en un enfrentamiento armado. No es algo frecuente, eso significa que el policía, cuando se enfrenta a una situación así, probablemente es la primera vez que tendrá que hacer uso de su arma reglamentaria. Nada puede prepararte al cien por cien frente a un enfrentamiento real. En ese momento pierdes visión, los sonidos se atenúan, todo parece ir en cámara lenta, el corazón se desboca, tus músculos se rebelan… ¿Alguien tendrá en cuenta todo esto si alguna vez te juzgan? Desde ya me ofrezco a ayudarte en todo lo que necesites.

Me rebelo ante el hecho de que te juzguen basándose sólo en opiniones que no se ajustan en absoluto a la realidad de lo que ocurre durante un enfrentamiento armado. Siempre es más fácil cargar contra el policía, queda mejor y cuaja con el cúmulo de ignorancia que lo recibe y que siempre está presta a castigar a las fuerzas represoras de la ley. ¿Habrá algún periodista, juez, político, etc., que se preocupe realmente de aprender un poco, de hacer los deberes para proporcionar una información veraz? Porque información al respecto no escasea, precisamente. Estas justicias paralelas, ese culpar al policía en primera instancia, ese escarnio público, no sólo produce una doble victimización en el policía que ha cumplido con su deber, sino que genera un temor al empleo del arma que, según el caso, podría costar la vida al propio agente que, necesitando utilizar su arma no lo hace al pensar en los problemas mediáticos y judiciales que tendrá luego. Esas fracciones de segundo de duda pueden suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

¿Realmente uno puede decir “ejecución extrajudicial” y aquí no pasa nada? Puedo suponer que no estás pasando por un buen momento; una mezcla de saber que hiciste lo correcto y de rabia por ser juzgada y cuestionada alegremente. Te has convertido en otra víctima de un sistema que no sabe honrar a quien se juega la vida todos los días para que otros podamos disfrutar de seguridad. Desde luego, nunca podemos alegrarnos por la muerte de nadie. No es este el tema. El tema es que respondiste con profesionalidad en una situación de vida o muerte, y que muchos – directa o indirectamente – sabemos lo que supone una experiencia de este tipo.

Por último, sólo quiero decirte una última cosa: gracias por estar ahí y defendernos.

Fernando Pérez Pacho

*Fernando Pérez Pacho es psicólogo clínico licenciado por la Universidad de Deusto. Coautor del libro “En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados”, Fernando lleva 30 años dedicándose a la psicología clínica y la formación policial. Actualmente mantiene un blog sobre Psicología Policial, http://psipolicial.blogspot.com, enfocado al área policial y de emergencias.

Categorias: Noticias

Etiquetas: ,,,,,,

34s Comentarios

  1. Bravo.
    Este señor que escribe SI SABE del tema.
    Jueces, fiscales, politicos, miembros de Fcs lean sobre lo que es usar un arma de fuego, sress de combate, etc….

    Responder
  2. Juandiego Martínez Barells

    Servicios en el parque y maestranza de artillería,por mi condición de tecnico mecanico. me incorpore a los talleres como ayudante de un maestro armero y pasaron por mis manos muchisimas armas.Aprendi su manejo y adquirí el nivel necesario y la responsabilidad que conllevan. Soy partidario de que toda persona dotada pueda llevar un arma y pueda utilizarla cuando su seguridad o la de otras inocentes lo requieran,muchos terroristas verían las consacuencias. Mi voto es favorable ala actuación a que se vio forzada.

    Responder
  3. Mi nhorabuena al autor del artículo y a la policía a la que va dedicado el mismo.
    Gracias a los dos por polo que hacéis por nosotros.

    Responder
  4. Gracias Fernando Perez Pacho. Que gran labor estais realizando. Todos los policias de este pais te estaremos siempre agradecidos

    Responder
  5. Cuando perteneces al instituto armado del cuerpo que decidas, te curtes y aprendes a reaccionar de forma sorprendente. PARA ESO ESTAS ENTRENADO.
    Hay mentes que no entenderán nunca lo que pasó por la cabeza de la agente de policia.
    Dejarme decir… La alerta es una realidad 4 elevada
    de 5. Cuchillo en mano… Y gritando palabras en árabe.
    En otro país monte disparar. Te ametrallan…
    Mi más sentido pésame a la familia del policia que és la víctima.

    Responder
  6. Además, hay otro tema, que en USA tienen solucionado, y es algo que conoce perfectamente los policías y es el “poder de parada” de sus armas: Las armas de la policía, son el 9 parabellum, no tienen gran poder de parada, esto es, el atacante con un cuchillo, con la adrenalina a tope, puede recibir varios tiros en sitios ” no vitales” y seguir con su ataque y llegar a acuchillar a su víctima, antes de caer abatido. Por eso, cuando hay un tiroteo, los heridos siempre tienen varios disparos.
    Como siempre, lo mejor, en un mundo ideal o en una película, es que la policía desarme al terrorista sin sacar sus armas; en el mundo real, lo ideal es que quien ataca a un policía, sepa que no le va a salir gratis, y que puede pegar con su vida o con graves lesiones su osadía. Todo mi apoyo a esta agente, y espero que sea capaz de asimilar lo que se vio obligada a hacer, y que no le pase factura: era ella o el terrorista, y ella nos hace mucha más falta.

    Responder
  7. Muchas gracias Fernando por un artículo así, a veces en un mundo oscuro y lleno de ignorancia aparece la luz de la sabiduría que la destruye con sólo tocarla.
    Ojalá esta carta llegue a los irresponsables que tanto daño hacen hablando de lo que ignoran.
    “hablar de lo que no se sabe, opinar de lo que no has visto, juzgar lo que no has vivido :la sabiduría del necio”.

    Responder
  8. Fernando Villalba Olivella

    Y después de todo y actuando de acuerdo con la Ley, al agente actuante le queda en su interior un algo por haber tenido que actuar sobre un ser humano, y el que no lo ha pasado no sabe la verdad. Con 42 años de servicio activo nada más puedo decirle a la compañera de la policía regional de Cataluña que su actuación fue perfecta ante la agresión, haciendo uso adecuado de los medios que el estado, en este caso la administración regional de Cataluña, puso a su alcance.

    Responder
    • No son Policia regional. Son la Policia del país, una Policia que no tiene en 2018 acceso al Citco, por vuestro gobierno de la que considerais única nación, no lo permite, precisamente porque la consideran Policia regional. También actuais como un enemigo, unos matan con cuchillo, otros privando de medios a la policia.

      Responder
      • Es que realmente lo es, policía autonómica, con funciones dentro de dicha comunidad autónoma. Para lo demás están los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado.

        Responder
      • Ya salió el defensor de las causas perdidas. Qué coño tiene que ver que sea policía estatal, autonómico o municipal.???
        Aquí no se está hablando de nada de eso sino de la indefensión en que se encuentran las fuerzas de seguridad y del linchamiento mediático que se produce inmediatamente por parte de periodistas, de cuñados de bar en las redes sociales, de sabelotodos ociosos y de lo políticos antisistema.

        Responder
        • Es que hay gente emperrada en meterte sus ideas políticas en cualquier situación. Aunque la mayor parte de lo que digan sea mentira.

          Responder
      • Sí son Policía Regional, en tanto en cuanto sólo pueden ejercer sus funciones dentro del territorio catalán. Que usted se empeñe en atribuirles una categoría que ni tienen , ni a la vista de lo ocurrido en octubre pasado, ni se han ganado, pasando por alto (por decirlo educadamente) el cumplimiento de muchísimas de sus funciones
        Que Ud. quiera sacar la conversación del contexto concreto en que ha sido iniciada ( la buena o mala actuación de la agente de los Mossos), sólo evidencia lo mismo de siempre, ustedes aprovechan cualquier ocasión para meter la cuñita política, aunque estemos hablando de charcutería, ferretería, o en este caso de una actuación policial.
        Volviendo al tema que nos ocupa, varios días después, escuchando en varios sitios que no era un terrorista, si no un perturbado…… Para mí la situación sólo cambia en una cosa, y es el hecho de que me pueda dar más o menos lástima el sujeto en cuestión por el hecho de ser un terrorista o un desequilibrado, ya que el resultado, de no haber utilizado el arma la agente, sería el mismo….. un agente de policía muerto.
        Un saludo

        Responder
  9. Pues si la juzgan oficialmente todos a la puerta del juzgado.
    Y esta mal decirlo, si te tocan las narices baja sicológica y jubilación y que les den.
    Y así nos preparamos para la defensa del ciudadano.
    Felicidades compi.

    Responder
  10. Yo ejerci 33 años y nunca me vi en situación extrema. Si utilicé el arma de forma preventiva.
    Excelente la defensa expuesta por este experto.
    La agente actuó de forma correcta y no me cabe duda de que si podría haber evitado disparar lo habría hecho.
    Como bien expone el psicólogo, te enfrentas a un estrés crítico. Piensas en tu defensa, que no resulted añado un tercero, en solo paralizar al agresor..no matarlo, en que te pueden juzgar por uso inadecuado del arma con resultado de muerte,todo en tres segundos. Ante esto disparas y sólo queda el defender tu vida.Y ahora mismo le quedará la carga de haber matado a una persona. Por ello necesita todo nuestro apoyo y convencerla de que actuo de forma ejemplar.

    Responder
    • Seguramente, esta agente no volverá a experimentar una situación similar, espero que sea así. La inmensa mayoría de policías nunca se enfrentan a algo tan extremo, pero si tienes la desgracia de vivirlo creo que todos actuariamos de igual forma.

      Me pongo en el lugar de esta agente y seguro que no estará pasando por un momento muy desagradable. Crees que has actuado correctamente, pero hay una persona muerta. La incertidumbre de verse implicada en una investigación judicial y con las dudas de si otros (juez) valorarán su actuación conforme a derecho, con posibles repersuciones en su vida personal y laboral. Con temores por las posibles represalias de afines a la ideología de la víctima, y todos sabemos qienes son y como actúan. Las preocupaciones de su entorno familiar…..muchas cuestiones que solo las sufrirá ella.

      Pôr todo ello, la carta de este psicólogo, muy alentadora y con el apoyo de cuántos sabemos algo de esta profesión, contando con los soportes adecuados de sus superiores, (gobierno catalán), preservando la identidad de la agente, ofreciendo todo el apoyo para su posible defensa, si es que hay causa. Tratamiento psicológico en su caso,.y especialmente….que reciba toda nuestra solidaridad. Con todo esto y el tiempo, se dará cuenta que no debe tener la mas mínima duda de haber actuado correctamente y seguir con su vida habitual.

      Solo me cabe desear que la actuación judicial resuelva en breve y decida la inexistencia de cargos contra esta policía, lo contrario sería el colmo.

      Animo y optimismo.

      Responder
  11. Pues la verdad,una persona que entra a una comisaría buscando la muerte,queriendo suicidarse,y claro,teniendo en cuenta que siendo argelino y gritando en arabe, ya se le llama en un principio atentado terrorista, luego vemos que su intención es el que le maten,ya que no quiere suicidarse como buen musulmán, supongo que tampoco quería matar a nadie,si no lo podría haber echo contra su mujer de la que se divorció hace poco o contra cualquier ciudadano que se encontrará por la calle,y de ser lo primero estaríamos hablando de otro caso de violencia machista,pero esta persona fue a que le mataran,y lo consiguió, no se cuantas veces tuvo que gritar Ala es grande,y cuanto tiempo le dio a la agente para que sacará su arma,me gustaría ver la grabación de la comisaría y así podría juzgar si actuó bien o simplemente lo acribillo a balazos porque vio a un argelino con un cuchillo ,si algo sobran en este país son.policias con poca formación y psicólogos y vendemantas,un policía tiene que saber reaccionar ante estas situaciones,si no pasemos a llamarles pistoleros, y lo dice uno que por lo menos cumplió el servicio militar y uso armas

    Responder
    • Un policía lo último que desea es utilizar su arma. Cuando se ve obligado a usarla tienen que exisitir razones muy poderosas, defensa de su propia integridad física y especialmente en defensa de la vida de terceros. Por esa razón no dudo que en este caso hubo suficientes motivos. Claro, sería idóneo que existiesen grabaciones, creo que no las hay, pero demos credibilidad a las razones de la agente y compañeros.

      De ninguna forma nadie dispara por el hecho de ver a un argelino con un cuchillo, pero si esgrime un arma, grita el habitual Ala es grande, se encuentra a unos metros y se le ve con intenciones de agredir, yo no lo dudaría, actuaría de igual forma.

      Como en todos los ámbitos, habrá policias deficientemente preparados, pero seguro que no son tántos. El psicólogo que ha iniciado esta carta lo hace con todos los fundamentos y conocimiento de causa, irreprochable.

      Ante una situación tan crítica no cabe otra que sacar el arma, conminar a que el agresor ceje en su actitud, según las circunstancias, disparar al aire y si con todo esto no consigues que el agresor se paralice no cabe otra que dispararle. Pocos policías reúnen las condiciones físicas, técnicas y mentales para enfrentarse a un agresor que porta una cuchillo, con intención de matar solamente con una defensa personal tipo porra, que no siempre portas, los “Rambos” solo se dan en la ficción.

      Todos hemos visto situaciones en EE.UU, algunas aberrantes y totalmentes desproporcionadas. Por fortuna, en España son muy contadas las situaciones en que un policía usa su arma con resultado de muerte y se observe desproporción. Igual no estamos tan mal preparados para afrontar estas situaciones.

      En resúmen, seguiremos apoyando a las mossa desquadra.

      Responder
    • Yo también usé armas en el servicio militar pero no me dirás que es lo mismo el tiro que se hacía en aquellas prácticas o maniobras o en una galería de tiro a que venga un tío con un cuchillo amenazándote en la vida real.
      Lo que pasa es que entre los políticos oportunistas , los periodistas pretenciosos y los que le tenéis aversión a la policia es muy fácil cuestionarcada actuación.
      Cuánto daño han hecho las películas de Chuck Norris y Steven Seagal!!!

      Responder
    • Mire usted, yo también hice el servicio militar, también porté armas, y eso no me hace ser “voz autorizada” para hablar del tema, sobre todo por el enfoque que se daba a los ejercicios de tiro y a la cantidad de prácticas de éstos (y eso que yo hice el servicio militar en una unidad de “Elite”). Eso por no hablar de que, como mínimo, hace 17 años que usted hizo el servicio militar (26 en mi caso).
      Desconozco que profesión tiene usted en la actualidad, yo llevo 25 años de policía, y le puedo decir que, por mucho que vaya a la galería de tiro, o por mucho que vaya al gimnasio, no creo ser capaz de repeler una agresión con un cuchillo, arrinconado contra una pared, con más medios que mis manos o mi defensa (que a saber si la tengo a mano). De todas todas le puedo asegurar que, o eso creo, haré uso de mi arma reglamentaria e intentaré (y digo intentaré) impactar en el agresor, a poder ser sin resultado fatal, que lo dudo.
      Distinta situación fue la reciente de la frontera de melilla, donde era un espacio abierto, donde había varios policías rodeando al agresor, donde contaban con escudos y el individuo no se abalanzó contra nadie. Aún con todo , cuando lo derribaron con la “valla” de plástico, ya pudimos ver el revuelo mediático que tuvo, con tertulianos de todo pelaje poniendo a parir a la policía por causarle un chichón al fulano de turno.
      El caso es criticar, con una total falta de conocimiento del asunto, y con una facilidad asombrosa debido a la falta de consecuencias, sin tener ni puta idea, desde el sofá de casa, de lo que es jugarte la vida en un par de segundos.

      Responder
  12. asi es y realmente ante un hecho de estas características todos los medios sociales deberían de abstenerse e hacer comentarios …..
    para evitar y crear opiniones totalmente erróneas y falsas y no con llevar falsos testimonios sobre hechos ocurridos

    Responder
    • Es la pega de la libertad de expresión al chocar con los medios de comunicación de masas y la accesibilidad de las redes sociales.
      Tener un derecho no implica saber utilizarlo correctamente, y muchos tienden a olvidar que, además de derechos, hay obligaciones, y que el resto de personas TAMBIÉN tienen sus mismos derechos.

      Pero la alternativa sería limitar un derecho fundamental por culpa de unos pocos que abusan de él.
      (Vaya, esto sería aplicable a bastantes otras cosas)

      Responder
  13. Carlos GONZALEZ BELMONTE

    PEREZ PACHO, excelente profesional con el cual tuve la suerte de asistir a uno de sus cursos de formación.
    Ha hecho un relato perfecto, lamentablemente y como el mismo indica la ignorancia de los estamentos judiciales sobre lo que se encuentran las fuerzas del orden en la calle, hace que estos sentados des de sus sofás, se permitan criminalizar a un profesional que en décimas de segundo tiene que tomar una decisión inmediata i proporcional para evitar ser agredido, ya sea puñetazos, patadas, cuchillo o armas de fuego. Felicitaciones a la Mosso.

    Responder
  14. Todo mi apoyo a la compañera. Cumplió con su obligación, defender su vida y la de sus compañeros.
    Con la conciencia tranquila deberá afrontar todo el proceso judicial y el mediático, seguro que con el apoyo de sus compañeros y familiares y espero que la cobertura jurídica del cuerpo al que pertenece.
    De los repugnantes comentarios de políticos y comentaristas que todo lo saben mejor no entrar.
    Emocionante carta a la compañera.

    Responder
  15. Amigo psicólogo:
    Muchas gracias por esclarecer asuntos delicados en que los legos se declaran “doctores”. Es un tema que quienes hemos desempeñado labores de protección, conocemos al dedillo.
    Me declaro a favor de la actuación de esta mujer que desgraciadamente sirve en un Cuerpo muy desacreditado y se lo ganan a pulso.
    A propósito amigo, yo también estudié en Deusto.
    Mis felicitaciones a ambos, moza de escuadra y psicólogo.

    Responder
  16. Lección one para descerebrados.
    Nunca vayas con un cuchillo a agredir a un agente de la Ley.

    Gracias a los que enseñan está lección y se juegan la vida por nosotros.

    Responder
  17. José Mª. Aguirre Gómez

    Se alude con frecuencia que los jueces exigen que en el uso del arma de fuego predomine la congruencia y la proporcionalidad.
    Si no fuera así,¿imagináis la jungla en la que nos metían?.
    Los Jueces , con esas premisas, nos procesarán, pero teniendo TODOS LOS DATOS a su alcance, difícilmente nos condenarán.
    Solo cuando esté demostrada la culpabilidad en el mal uso del arma.

    Responder
  18. Felicidades por el artículo. La verdad que artículos como estos deberían llegar a más gente, sobretodo a aquellos periodistas de primera línea que opinan de cualquier tema sin haber investigado un poco antes del tema del que van a hablar.
    También felicitar la rápida actuación de la agente, gracias a la cual ni sus familiares ni amigos estarían lamentado un mal mayor.

    Responder

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.