CALZADO TÁCTICO: No siempre lo más caro es lo mejor

Hola de nuevo. Quiero agradecer la gran acogida de mi primer artículo sobre calzado táctico. Me ha sorprendido muy gratamente que tantas personas hayan dedicado su tiempo a leerlo. Es un verdadero placer y honor compartir mis experiencias con tanta gente.

Después de muchos años usando botas profesionalmente y probar bastantes modelos, aunque no todos los que quisiera por evidentes motivos económicos, puedo aseguraros que los fabricantes se esfuerzan cada vez más debido a la durísima competencia existente, ofreciendo un calzado muy competitivo tanto en precios como en necesidades. Hace no tantos años, cuando no existía Internet, era muy complicado comprar botas militares y más aún botas muy específicas para necesidades especiales. No me imagino hace 15 años intentando comprar unas botas anfibias, similar a las que, en teoría, usan los SEALS, porque seguramente sería más fácil que te las regalasen ellos. El nivel de exigencia también ha subido por el conocimiento de los usuarios, así como por la gran oferta de modelos que todos tenemos a nuestra disposición.

Ahora mismo, podemos decir que contamos con modelos de botas para policías y militares, encontrándose en el mercado infinidad de modelos para especificaciones variadas, desde botas muy ligeras, hasta botas impermeables. Después de probar bastantes marcas puedo deciros que, aún dentro de la misma firma, debido a la gran diversidad de modelos existente, cada bota es muy diferente, de acuerdo al uso que le vayamos a dar.

Hoy voy a centrarme en una marca americana que nació no hace muchos años y que cuenta con gran fama internacional. Adquirí su modelo más alto de gama, que no bajaba de los 160 euros, con unas especificaciones que, como podéis imaginar, casi llenarían 1 folio. Era una bota destinada a operadores tácticos, de hecho la propia bota lleva el nombre de una unidad táctica americana.

Se trataba de una bota de tacto tirando a duro, y por mis quehaceres profesionales y mi morfología, no son las que mejor llevan mis pies. Al ser una bota que compré por internet desde USA, no conocía que tuviese el tacto tan recio. Es un modelo que aún conservo, y que ha dado algún problema por rotura prematura en su parte delantera.

Tiempo después, pude probar otro modelo de la misma marca, de inferior precio, y destinada, en mi opinión, más a un patrullero que a un operador especialista. Ésta era una bota muy cómoda, mucho más blanda en tacto que el modelo más caro, y que de momento es la que uso habitualmente.

Siguiendo con mis particulares “pruebas” de calzado, adquirí otra vez vía web, pero en España, una bota específica para climas cálidos, y que además era de la misma marca que la que provee al GEO y GOES de la Policía Nacional. Estas botas tenían la suela de de verano, tanto en grosor como en características, muy similar a las de dotación en el GEO/GOES.

Y otra vez la misma sensación de que no había acertado con la compra, porque a pesar de que sí que eran unas botas frescas, aunque seguías sudando con ellas, el grosor de la suela no me amortiguaba lo suficiente, pasando al armario y utilizando otras en su lugar.

Con estas experiencias, es fácil saber qué conclusión saqué en limpio: no siempre la bota más cara o la más “supermegatáctica” es la más idónea para nosotros, porque como escribí en mi primer artículo, la elección y el acomodo de la bota dependerá mucho de nuestra morfología y del uso que le vayamos a dar. Por mucho que nos “vendan” que es la bota utilizada por un cuerpo especial, puede que para nosotros no sea la mejor.

Ahora mismo, la diversidad de modelos y la facilidad para adquirirlos es tan amplia que podemos decir que contamos con modelos para cada necesidad, tanto morfológica como funcional. Desde mi punto de vista, se hace indispensable PROBAR las botas para realizar una buena compra, y no siempre las botas más caras o las que llevan la unidad XXX son las que necesitamos.

Lo mismo podría extrapolarse para otro material policial, como bien escribió el maestro D. Cecilio Andrade en un capítulo de su libro “Principios del Adiestramiento Táctico”, donde comenta la necesidad, o no, de adquirir determinado material policial/militar.

Espero vuestros comentarios.
Saludos.

Azu

Categorias: BANCO DE PRUEBAS

Etiquetas: ,,,,,,

5s Comentarios

  1. Muy buen artículo.
    Es así que cada pie soporta o requiere un tipo de bota, a mi por ejemplo me gustan las botas duras, de las que hay que domar.
    Hay sólo en Europa al menos un centenar de fabricantes (incluyo a fabricantes patrios) de calzado militar/policial y al 99% fabricantes de gran calidad, sólo que aquí en España son difíciles de conseguir y debemos buscarlas y arriesgarnos a comprar por la red.
    En nuestras armerías o tiendas encontramos siuempre las mismas marcas, marcas estadounidenses pero de fabricación asiática, entiendo que el propietario de una tienda no puede comprar marcas europeas a un precio ya elevado y venderlas con su beneficio a un mercado que muchas veces se limita a airsofters ya que a las FyCS ya se las dota de calzado de los tiempos que vivinos (al fin).-

    Responder
    • Munifex un placer leerte por tus grandes conocimientos y tu experiencia.

      No conozco a nadie que sepa tanto de unidades europeas.

      Supongo que el comerciante tendra algun problema porque les interesa vender y es complicado en el mercado actual.

      El calzado de dotacion en las Fcs españolas y Fas suele ser de baja calidad , por la poca inversion presupuestaria que se dedica.

      Responder
      • Las botas que se esta suministrando a la Guardia Civil son de la marca española FAL especialistas en seguridad rondan los 150 euros y con unas especificaciones tecnicad de primer nivel. Pero seguiremos pensando que todo lo de fuera es mejor.

        Responder
  2. Las empresas suministradoras de las últimas botas de uniformidad del 2.011 son ROBUSTA, FAL eITURRI ultimamente, por cierto las de ITURRI ya vienen sin plantilla antiperforación.
    En España hay muy buenos fabricantes tan buenos como el más del centenar de fabricantes europeos.-

    Responder
  3. Pepito grillo y Munifex de acuerdo que en España hay grandes fabricantes como Bestard.

    El.problema es el dinero que quieran invertir las Administraciones en las dotaciones de calzado.

    Las botas de dotacion de Gc o Cnp no me parecen de tan alta calidad como las Bestard, por ejemplo.

    De hecho Fal nacio como empresa dedicada al calzado para el trabajo.

    Responder

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.