Tiro Policial Reactivo Defensivo: Una vida en 1 segundo

Me llamo Ernesto Pérez Vera, y te recomiendo que visiones con suma atención esta filmación. Es muy breve, así que, por tu propio bien, no te la pierdas. Cuando la hayas visto, acuérdate de esos compañeros, mandos e instructores que sempiternamente sostienen que llevar la pistola con la recámara alimentada es una peligrosa absurdez propia de temerarios. Asimismo, no te olvides de cuando te han querido convencer, seguramente lográndolo, de que siempre hay que alimentar la recámara porque además de ahuyentar el sonido a los que ya te están tratando de matar… se tarda lo mismo en desenfundar y disparar, que en desenfundar, montar y disparar.

Pero no te dejes en el tintero memorístico, en tu ejercicio de rememoración, aquello que te cuentan en la galería de tiro sobre que lo correcto es entrenar siempre en posiciones estáticas y desde 5 metros o más (o muchos más), y jamás alejándonos de las distancias propias de los apuñalamientos, a pesar de que en la presente grabación el acometimiento contra el policía se está llevando a cabo con un arma corta de fuego.

¡Ah! No olvides, tampoco, que disparar con una sola mano en rangos tan escuetos y ante ataques tan graves e inminentes, es muchísimo más eficaz que hacerlo con las dos manos, dada la celeridad que la respuesta defensiva requiere. Y sobre apuntar enrasando los elementos de puntería qué te digo.

Yo defiendo tesis formativas basadas en la ciencia empírica y fisiológica que demuestran que en tan escasos centímetros de separación ni los ojos, ni la mente, ni el cronómetro permiten alinear con calma los elementos de puntería situados entre el aparato visual y el punto de impacto deseado, razón por la que, para tales situaciones, recomiendo entrenar a tenor de lo que la cinestesia y la propiocepción nos dicta de modo natural, si no padecemos problemas psicomotrices.

Categorias: Sucedió así...

Etiquetas: ,,

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.